Sin categoría

Sett demuestra a un empleado engreído por qué es “el jefe” en una nueva breve historia de League of Legends

“La avaricia rompe costillas.”

Imagen vía Riot Games

Una nueva breve historia ha salido hoy en la página web de League of Legends y ejemplifica el estilo de liderazgo de Sett, y ciertamente dirige con mano firme.

Anteriormente los fans se hicieron una idea de cómo el próximo personaje, Sett, pasó de ser una “bestia” luchadora a ser el encargado de dirigir el espectáculo. Ahora sabemos qué les pasa a las pobres almas que osan desafiar al “jefe”.

Captura de pantalla vía Riot Games

“La avaricia rompe costillas” comienza aparentemente con el funcionamiento interno del foso. Sett delega responsabilidades a sus trabajadores, asegurándose de que hay suficientes guardias vigilando las ganancias mientras él se prepara para un lleno en el público, que está “ávido de sangre”.

El luchador estrella de Sett, Prahn el Desollador, atrajo a una multitud récord de espectadores sedientos de sangre. Querían ver la infame espada del combatiente en acción. El Desollador sabe cómo asegurar el espectáculo, pero sobre todo cómo matar. Su infame espada látigo, que tiene el aspecto de una víbora, giró en el aire y convirtió rápidamente en carne picada al duelista de Shurima, cuyo nombre no era lo suficientemente importante de recordar para Sett.

La multitud estalló cuando el luchador de Shurima yació sobre su propio charco de sangre mientras que la cabeza de Prahn se hacía cada vez más grande.

Prahn el Desollador se quedó en el escenario después de que el público marchara a casa y se enfrentó a Sett, pidiéndole una parte de sus beneficios. “El jefe” entendía muy bien los sentimientos de su luchador estrella porque él también quería una parte de sus ganancias y utilizó su poderío físico para reclamar lo que consideraba suyo.

“Solo porque sepa qué pretende no quiere decir que tenga pensado dárselo” se dijo Sett a sí mismo.

Después de recibir el “no” por respuesta, el Desollador explota y lo más probable es que Sett parezca tener que recordarle quién es el jefe y quién es el empleado.

Ambos deciden enfrentarse cara a cara en el foso, pero en frente del público ya que Sett quería ganar dinero por hacer el esfuerzo. Si el Desollador ganaba, se quedaba con el foso y “con todo lo que eso conlleva”. Por la otra parte, Sett no exigió nada por su victoria: “como si él tuviera algo que me interesara”.

Una vez dentro del foso, la compasión de la “naturaleza vastaya” de Sett le invade y pide a el Desollador que se disculpe públicamente delante del público. Sin embargo, los éxitos anteriores del luchador estrella le han comido la cabeza.

La espada látigo quitó inmediatamente un pedazo de mejilla a Sett y el Desollador golpeó al “jefe” con su escudo. No obstante, cuando la sangre de Sett se bombea es imposible detenerle.

Sett agarró la espada látigo con su mano, inmune al dolor, y atrajo al Desollador a su puño libre. La bestia continuó golpeando sus nudillos contra la cara del Desollador hasta acabar con él. Las últimas palabras del Desollador fueron recordar a Sett que estaba cometiendo su mayor error. Sin embargo, ahora ya como un excampeón, Prahn ya no es útil para el foso y es rápidamente eliminado tras ser lanzado al suelo del foso.

La historia finaliza con un momento tierno entre Sett y su madre. El combatiente le da un saco de dinero a su madre y le dice que se ha herido la mano al construir un orfanato.

“Qué niño tan bueno tengo” dijo ella, creyendo firme y orgullosamente que su hijo “se gana la vida de forma respetable”.

Artículo publicado originalmente en inglés por Andreas Stavropoulos en Dot Esports el 7 de enero.