Sin categoría

Una nueva historia de Riot explica cómo Fiddlesticks pasó a ser el mito más aterrador de Runaterra

"Nadie le tendría miedo a un monstruo viejo y tonto llamado Fiddlesticks..."

Imagen vía Riot Games

La mayoría de la gente conoce algún cuento aterrador que solo pretende asustar a los niños o a algún ser sumamente crédulo. Pero Riot Games presentó una nueva historia corta de Fiddlesticks que muestra lo que sucede cuando llega una fábula para quienes no creían en ella.

Titulada «El miedo ancestral», la historia comienza contando el primer encuentro con Fiddlesticks. Hace mucho tiempo, un joven mago en una torre junto al mar accidentalmente convocó al temible espantapájaros en Runaterra. Era algo que no podía esperar controlar y «más antiguo que la historia registrada».

Cada facción en Runaterra tiene una historia qué explica qué es Fiddlesticks. Los freljordianos piensan que es un monstruo que ascendió de las tumbas heladas, mientras que los noxianos creen que era un granjero al que se culpó de una mala cosecha y se alimentó a los cuervos con él, y que regresó como un demonio vengativo.

En el interior de las tierras de Demacia un mito cobra vida de nuevo y ha comenzado a esparcir un temor muy profundo en los corazones de cualquiera que se le cruce y viva para contarlo. Las personas culpan a los magos por la desaparición de granjeros, soldados y viajeros. Sin embargo, la realidad de la situación era una pesadilla peor de lo que nadie podía imaginarse.

Fiddlesticks es probablemente el demonio más antiguo que haya sentado pie sobre Runaterra y es uno de los más aterradores. No tiene un propósito ni una meta en particular. Es más, sus pensamientos son inexistentes. No es como Tahm Kench o Evelynn, que buscan la agonía o la glotonería por sus propios medios. Solo es un monstruo que mata porque eso es todo lo que le pasa por la mente.

Fiddlesticks ya no es un mito. Ha vuelto y ya no es el espantapájaros tonto al que llamaste «maestro» en parches anteriores. Es el miedo encarnado. Con un poco de suerte, no te perseguirá en tus sueños.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Tyler Esguerra el 18 de marzo de 2020.