Sin categoría

Por qué los fans de la LCS no deberían estar desilusionados con Worlds

Ha habido muchas críticas a NA últimamente, y muchas de ellas sin razón.

Llegados a la temporada de Worlds, es fácil usar a la LCS como saco de boxeo. Después de todo, Norteamérica nunca ha ganado Worlds para demostrar su valía como la mejor región del mundo. Las principales otras regiones, incluyendo la difunta LMS, tiene una Copa del Invocador.

Y eso no cambiará en 2020 después de que los tres equipos norteamericanos hayan sido eliminados antes de la ronda de knockout.

Pero por alguna razón, las críticas han subido de nivel este año. Tras leer algunas opiniones en Reddit y en otras redes sociales, Worlds parecía una partida de Among Us en el que los equipos de NA eran los impostores, saboteando el rendimiento de los equipos europeos, coreanos, y chinos que realmente se merecían estar ahí.

Nada podría estar más lejos de la realidad. Tras lo que parece haber sido años de fracaso colectivo en eventos internacionales, la crítica es fácil, y a veces, merecida. A lo largo del año, los fans se han quejado de absolutamente todo, desde el talent pool al ambiente en solo queue, a incluso la calidad de producción del broadcast improvisado por la pandemia del COVID-19.

Hay verdad en muchas de esas críticas, y es más aparente de lo que nunca ha sido que los equipos de la LCS sencillamente no son tan buenos como los de las otras regiones. Pero esas críticas esconden los esfuerzos de la región y el valor que aporta la LCS.

El efecto de la pandemia

Photo via Riot Games

Lo primero que hay que recordar de Worlds 2020 es que este año es diferente a todos los demás en toda la historia de los deportes profesionales. Eso no es excusa para que nadie, y los títulos de 2020 no vienen con condiciones especiales ni letra pequeña en el contrato. Pero no es just etiquetar este año como otro más en la triste historia de NA fracasando en Worlds.

Los equipos de todo el mundo han sufrido y les ha costado crecer y evolucionar este año al ver que por culpa del COVID-19 se pararon los partidos y muchos coaches tuvieron que volver a abrir la libreta de estrategia. Cloud9 y T1 dominaron en primavera, pero fracasaron en mejorar en su región y se quedaron cortos para Worlds. Mad Lions en Europa sí que llegó al torneo, pero llegaron a Shanghai cabizbajos, afectados por un meta muy poco favorable para ellos y una incapacidad para mantenerse en el draft.

Los equipos que seguían al mando eran, en mayor parte, los grandes de Europa, equipos como Fnatic y G2, que hicieron algunos cambios de un año para otro, y los equipos chinos como JDG y TES, que han pasado años desarrollando playstyles únicos y ya estaban dominando. Los restantes, los coreanos Damwon, tienen un trio Top 3 que puede ser considerado el mejor en el mundo y han estado jugando juntos un tiempo.

Todo esto comparado con los tres jinetes de NA – FlyQuest, Team Liquid, y TSM – hicieron todos cambios drásticos de roster antes de e incluso durante la temporada en una apuesta para llegar a Worlds a tiempo. Estos equipos sabían que no estaban a la altura de lo que les esperaba en 2020 e intentaron arreglarlo, pero no pudieron adaptar a sus nuevos rosters a tiempo.

¿Habría hecho alguna diferencia su estos equipos hubiesen tenido seis meses más para jugar y entrenar juntos? En términos de su habilidad para ganar Worlds solamente – es innegable que hay una brecha de talento. Pero, ¿y si hubiesen encontrado mejores formas de jugar como un equipo, y hubiesen podido mejorar la imagen de la región, sin importar el resultado?

Éxito demostrable

Photo via Riot Games

Hablando de resultados, el récord combinado de 6-12 por parte de los equipos de LCS en el group stage se hundió en gran parte por la racha colosal de TSM de 0-6. Pero aparte de eso, NA tuvo un buen torneo.

Liquid fue el que mejor rindió, con un 3-3 y barriendo a todos los equipos de su grupo. Esto incluyó victorias a G2, un favorito pre-torneo, y Suning, el equipo de la LPL que sigue vivo en las semifinales. Claro, perdieron contra Machi, deshaciendo su oportunidad de tener un desempate para salir de grupos, pero ya es una vieja historia esa que dice que los equipos del Pacífico y de la región vietnamita no pueden jugar con los mayores. No hay vergüenza en perder contra un equipo Machi con un Ornn completamente roto.

FlyQuest, el runner-up del Spring Split, también tuvo un buen torneo, ganándole a Unicorns of Love dos veces y ganándose una victoria sorpresa contra Top Esports, otro equipo de los que se espera una competición seria al título.

El ADC Wildturtle, que se retiró de algunas partidas en un momento dado del año, consiguió una kill en early tras un invade coordinado y luego barrió a su oponente en el carril, JackeyLove, un campeón del mundo que ha cambiado por completo la suerte de TES tras unirse este año.

Y luego está TSM y su clara ausencia de victorias. Sinceramente, no estamos seguros de lo que quieres los fans de los chicos de blanco y negro. Compitieron en un grupo con Clid, Selfmade, y Peanut como junglas enemigos. En las partidas de más alto nivel, donde los carriles están igualados, el desenlace se suele decidir basándose en la diferencia de jugnla porque esa es la posición con más recursos en el mapa. Spica de TSM tuvo sus momentos, pero sigue siendo un rookie enfrentándose a tres de los cinco mejores junglas del mundo. No fue una pelea justa.

¡Y se comportó bastante bien! Tuvo un par de buenas partidas con Nidalee y Lilia, junglas agresivos y directos. En una de las mejores partidas para TSM, corrió hacia el Pantheon support enemigo invasor y fue echado de sus campamentos. Eso fue mala suerte. En otra, Ruler de Gen.G presionó el botón secreto de Ezreal de terminar la partida. Algunos jugadores tienen esa opción, pero esa opción era inexistente para TSM.

Hacia el futuro

Photo via Riot Games

La realidad es, que si China y Europa van a tener cuatro equipos en el torneo y Corea retiene sus tres, va a ser muy difícil ver a un equipo de NA salir de grupos. Este año, un equipo lleno de talento de EU, Mad Lions, ni siquiera pudo salir de los Play-Ins, mientras que otro, Rogue, no pudo con sus problemas en la top lane y ganó solo una partida en el main event. Avanzar en Worlds se está complicando.

Puede que eso sea algo bueno, pero hace que sea muy difícil para los equipos de NA. Muchas de las críticas son ciertas: El pool de jugadores es pequeña y el ping muy malo. Pero también hemos visto triunfar a los equipos con talento de la región al más alto nivel competitivo, como Liquid en MSI 2019 o Cloud9 en Worlds el año anterior. Pero por todo el éxito de los grandes europeos como G2 y Fnatic a lo largo de los años, NA sigue teniendo un título menos.

En un formato single-elimination donde solo ocho equipos llegan a knockouts, habrá más años en los cuales los equipos de NA no lleguen al escenario. Durante la mayor parte de esos años, NA tendrá oportunidades en MSI, donde el seeding es radicalmente distinto. Es realmente una pena que nunca pudimos ver a un Cloud9 dominante competir en el evento, y que nunca volvamos a ver a ese mismo equipo.

Pero decir que la regióin al completo es basura porque los equipos de China son mejores y porque G2 lleva cuatro años jugando juntos es absurdo. El League of Legends norteamericano no es para todo el mundo. Tiene problemas muy reales a nivel competitivo, y hemos identificado los problemas más grandes con cada uno de los participantes en Worlds 2020 a lo largo del año.

Pero también son muy divertidos de ver. Y para aquellos de nosotros que vivimos en la región, la LCS es nuestra liga. Ya ha muerto el mito de que solo hay una buena región que vale la pena ver.Los fans de League of Legends pueden – y deberían – disfrutar de NA como lo que es, y no una idea desproporcionada de lo que debería ser. Y este año, una vez más, han demostrado que se merecen estar en Worlds. No se lo inventaron – esas victorias fueron reales y fueron de NA.

Queríamos más por parte de FlyQuest, Liquid, y TSM este año. Fue desilusionante verles perder. Pero ninguno de ellos son decepciones.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Xing Li el 23 de octubre de 2020.