Sin categoría

Los San Francisco Shock tras ganar la gran final de Overwatch League: «Hemos construido una dinastía»

El equipo se ha sincerado acerca de la emotiva final contra sus rivales de liga.

2019-09-29 - Overwatch League 2019 Grand Finals / Photo: Robert Paul for Blizzard Entertainment

Sentados en una mesa de la sala de prensa con sus relucientes nuevas chaquetas de campeonato el fin de semana pasado, los San Francisco Shock disfrutaron de su reciente victoria en la gran final de la Overwatch League 2019. Siguiendo una victoria dominante de 4-0 contra los Vancouver Titans, el equipo estaba lleno de energía y emoción. También desvelaron algunos detalles en cuanto al desarrollo de un equipo de campeonato y cuánto significaba esta emocionante victoria para la familia Shock.

Aunque los San Francisco Shock y los Vancouver Titans construyeron una ecléctica rivalidad durante la segunda temporada de la Overwatch League, los Shock se pusieron por delante en la final. Varios jugadores del equipo atribuyeron la victoria al talento y la flexibilidad del roster de San Francisco. Mientras que Vancouver permaneció con el mismo dúo DPS durante la totalidad del partido, San Francisco cambió jugadores en los distintos mapas.

Foto: Robert Paul for Blizzard Entertainment

“Intentamos maximizar cada roster para cada meta,» dijo el head coach Park «Crusty» Da-hee.

“Yo creo que pudimos ganar la final porque intentamos maximizar la estrategia.» dijo Andy Miller, dueño de NRG Esports y los San Francisco Shock. «No estoy, bromas aparte, chocado de que hayamos ganado. Creo que este equipo era el mejor equipo antes de que empezase la temporada. [Otros equipos] solo estaban esperando a que nuestro equipo se desmoronase, y es algo que nunca hicimos.»

El comienzo de la post-temporada fue dura para los San Francisco Shock. El equipo perdió ante los Atlanta Reign en los cuartos de final, bajando al losers bracket. Los Shock pudieron poner un 4-0 en el marcador contra todos los equipos a los que se enfrentó en el losers bracket, y llegó a la gran final, pero no sin antes aprender algo de sus errores.

“Ese partido fue muy emotivo para nosotros,” dijo Crusty. “Después de ese partido, todos nuestros jugadores lloraron porque podíamos haber ganado ese partido.»

El main support Grant «Moth» Espe, dijo que la derrota motivó positivamente a su equipo. «Creo definitivamente que hizo que trabajasemos más duro inmediatamente después del partido,» dijo Moth. «Trabajamos mucho más para poder entender mejor el meta y refinar nuestro trabajo en equipo todo lo que pudiésemos.»

Tanto los jugadores como los entrenadores resonaron las palabras de Moth acerca de lo duro que trabajaron durante las semanas previas a las finales, metiendo más horas de training y de análisis. Es obvio que este campeonato significaba mucho para ellos.

«Antes de unirme a este equipo, discutía mucho con mis padres porque no apoyaban mi carrera como jugador profesional. dijo Par «Viol2t» Min-ki, flex support. «No solo ellos, pero mis amigos también. Me decían, ‘¿por qué ibas a jugar a juegos para ganarte la vida?’» Esta victoria le permitió a Viol2t demostrar que es «el mejor».

Foto: Robert Paul for Blizzard Entertainment

«Es sencillamente increíble… que todo el trabajo que hicimos se vea recompensado. Eso es realmente lo que estaba pensando en ese momento,» dijo Moth, acerca de el momento en el que el equipo levantó el trofeo de de la Overwatch League. «Para mí, me cuesta creer que hace dos años no pensaba que llegaría a ser pro. Jugaba a Overwatch en la universidad en mis ratos libres, intentando convertirme en un desarrollador de software, y ahora, aquí estamos.»

Tras una deslucida temporada inaugural de la Overwatch League, nadie esperada la llegada astronómica de los San Francisco Shock. Pero Miller sí, y el CEO de NRG Esports admitió abiertamente que el equipo se concentró en tener éxito a largo plazo en vez de contentarse con una gratificación instantánea. Miller lo supo en cuanto firmó con los Shock el MVP de 2019 Jay «Sinatraa» Won y el main tanque Matthew «Super» DeLisi, antes incluso de que ambos hubiesen cumplido los 18 y pudiesen participar en la OWL.

“En cuanto supimos que teníamos a Jay… dijimos ‘oye, que no va a empezar hasta mediados de año.’ Tenemos que montar un equipo para 2019, no para 2018,» dijo Miller. «Jay era conocido, pero joven. Super no era tan conocido… el día que le conocimos pudímos ver su naturaleza carismática, y supimos que tendríamos a la estrella de este equipo.»

Foto: Robert Paul for Blizzard Entertainment

Los San Francisco Shock terminaron el año con un título de campeonato, 1,1 millones de dólares, una victoria sobre el escenario de un campeonato, y varios premios para sus jugadores. Pero la pregunta que se hace todo el mundo es si serán capaces de prolongar su éxito a 2020 cuando el equipo vuelva a San Francisco para la tercera temporada de la Overwatch League.

«Cuando llegue la tercera temporada, será hora de volver al trabajo,» dijo Super con su tono habitual lleno de confianza en si mismo. “Haremos simplemente lo que hicimos este año.”

Miller fue un poco más práctico con su previsión.

“Tenemos practicamente a todo el equipo con nosotros para el año que viene,» dijo Miller. «Pero será muy diferente porque estaremos de viaje todo el tiempo, sin contar algunos partidos que se jugarán en casa, en San Francisco. Será muy difícil desde un punto de vista saludable y desde un punto de vista logístico. La flexibilidad de tener un gran roster puede que desaparezca. El año que viene será otra cosa enteramente.

Miller también explicó cuánto significaba esa victoria para su equipo, considerando el nivel competitivo al que se enfrentaban tanto sobre el escenario como fuera de él.

«Tenemos algunos famosos, pero no somos los Patriots, o Cox, o Comcast, o los Mets,» diojo Miller. «Solo somos unos tíos a los que les encanta jugar a videojuegos y hemos podido juntar… al mejor equipo de Overwatch que nadie haya visto jamás.»

«Hemos construido una dinastía,» dijo Miller. «Esa es la meta… podemos ser un equipo de campeonato durante años.»

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Liz Richardson el 2 de octubre de 2019.