Sin categoría

Las entradas para la gran final de Overwatch League están más caras que las de Elton John y Drake, de acuerdo a la reventa

Solo las entradas para ver a Phil Collins se están revendiendo por más dinero

Fotografía de Robert Paul vía Blizzard Entertainment

Las entradas para las finales de Overwatch League han doblado su precio dos semanas después de salir a la venta.

Vivid Seats, una web dedicada a la reventa de entradas, ha analizado los datos con los precios y ha encontrado que los precios listados para la gran final de Overwatch League, que se disputará el 28 de julio en el Barclays Center, están superando el precio de entradas de deportes tradicionales y eventos musicales que se celebrarán en el mismo lugar. El precio ya ha superado a entradas para Bruno Mars y Cardi B, Drake, Florence and the Machine y el Summer Slam de la WWE. Tan solo las entradas para Phil Collins están más altas, según los datos de Vivid Seat.

Relacionada: Overwatch League cuelga el cartel del «sin entradas», 20 000 espectadores, para la gran final en el Barclays Center

El precio para uno solo de los días de las finales de Overwatch League tiene un precio mínimo de 152 dólares, mientras que el abono para dos días asciende a los 185. Originalmente, cuando se pusieron a la venta, la entrada para dos días costaba 60 dólares.

Cabe la pena señalar que son pocos los eventos que logran vender todas las entradas, muchos se encuentran lejos de hacerlo. Sin embargo, hay que destacar que las finales de Overwatch League son un evento único, mientras que los conciertos con los que se les compara, en Vivid Seats, forman parte giras más grandes, lo que significa que el fan puede acudir en otras fechas. Solo habrá unas finales de la temporada inaugural de Overwatch League, una vez ocurran, no volverán hasta el próximo año. Estos factores hacen que los precios se disparen al ser una única fecha, lo que debe tenerse en cuenta a la hora de comparar los datos.

Los partidos que diriman al campeón de la primera edición de Overwatch League se disputarán entre el 27 y el 28 de julio, en el Barclays Center de Brooklyn, en Nueva York. Por el momento no se saben qué equipos estarán sobre el escenario, pero quedan cuatro franquicias peleando por ocupar las dos plazas de la gran final.