Sin categoría

¿Debería la LEC y la LCS transicionar a un formato best-of-3?

¿O estarán las regiones occidentales siempre un paso por detrás de la LCK y la LPL?

La LCK coreana y la LPL china han dominado la escena internacional de los esports durante varios años. La LCK tiene cinco títulos de Worlds a sus espaldas, y la LPL acaba de conseguir su segundo. Estas dos regiones también han dominado en el Mid Season Invitational anual, ganando cuatro de cinco títulos recientes.

Con jugadores y coaches migrando constantemente de la LPL y de la LCK a EU y a NA, ¿qué hace que la LCK y la LPL sean regiones tan fuertes, y por qué las otras regiones no parecen ser capaces de replicar su éxito?

Los equipos de la LEC y de la LCS compiten en menos partidos por split debido a los formatos bo1 de estas regiones, lo cual implica que están menos preparados para eventos internacionales que sus rivales de la LCK y la LPL.

2017—el año de las decisiones vitales

En octubre de 2017, Riot anunció sus planes para revertir el formato best of 3 tanto de EU como de NA a un formato best of one para el Spring Split 2018.

La decisión se tomó para aumentar el engagement y el disfrute de los viewers, según Riot. Basándose en datos, los viewers disfrutaban más de partidas más cortas, y el engagement no aumentó mucho si ya había empezado la partida porque entonces ya se habían perdido partes importantes del enfrentamiento.

Pero aunque esta decisión aumentaría el engagement en los siguientes dos años, causaría el detrimento de la experiencia para ambas regiones.

Las partidas de varios mapas frente a las de un solo mapa demuestran más habilidad

Analizar los formatos actuales en la LCK y la LPL nos sirve como punto de partida para ver por qué algunas regiones principales fracasan sobre el escenario internacional mientras que otras florecen bajo circunstancias diferentes. Aunque hay otros factores que influencian el dominio de una región sobre las demás, como la mentalidad y el ping, el cambio de formato es uno de los primeros pasos en cerrar la brecha entre las regiones del este y del oeste.

Los Esports han fomentado un entorno en el cual los jugadores juegan varios mapas durante un periodo de tiempo para demostrar su proeza y adaptabilidad. Aunque los deportes tradicionales se centran en una sola partida, los esports se centran en varios mapas en una serie para permitir a jugadores demostrar flexibilidad y demostrar como actúan cuando están por delante o por detrás en una partida. Este aspecto es primordial en la LCK coreana, donde se usa un formato best of 3 desde que se creó.

Jugar varios mapas y saber cómo adaptarse desarrolla cierto tipo de habilidades. Esta ha sido una tendencia recurrente durante la competición internacional, donde las regiones occidentales han mostrado debilidades en una serie best-of-x contra sus contrincantes asiáticos.

Los equipos de la LCK y la LPL juegan unas 30 partidas por split mientras que sus contrincantes de la LEC y de la LCS solo juegan 18. El número de partidas que se juegan en esas regiones es de casi el doble, y desarrolla unas habilidades muy valiosas, permitiendo a esos equipos utilizar a sus sustitutos entre partidos para ver cómo se adaptan.

Con el formato actual y actualizado de playoffs, los jugadores tienen la posibilidad de jugar más partidas en playoffs que en la fase regular de la temporada. Los playoffs deberían ser la culminación de la fase regular, y no un sitio en el que los equipos duplican el número de partidas en mucho menos tiempo.

Posibles problemas con el formato bo3

El formato bo3 impactaría la cantidad de tiempo necesitada para las retransmisiones. Algunas retransmisiones se podrían extender a un fin de semana de tres días, o destacar todos los partidos juntos en horas destacadas. La audiencia también sufriría de forma dramática si jugasen dos equipos poco populares. Mientras que los partidos de equipos más populares logicamente tendrían una audiencia mayor, esos equipos que no invierten en branding podrían pasar desapercibidos y espantar a una porción de la audiencia del stream, tal y como queda demostrado por los equipos low-tier de la LCK y la LPL que tienen una media inferior de audiencia.

La LCK y la LPL también han cambiado los horarios de partidos a lo largo de la semana, mientras que la LCS y la LRC históricamente han intentado mantener todos los partidos en fin de semana. La LCS introdujo Monday Night League de forma similar a un formato de deporte tradicional, pero fue un fracaso absoluto. Si el recientemente anunciado Firday Night League resulta tener éxito, entonces Riot podría buscar ajustar su horario entorno a un fin de semana de tres días.

Una concesión: Bo2

La EU LCS tuvo un formato bo2 durante un tiempo, pero no fue bien aceptado por varios motivos. Una de las razones principales era que la gente no disfrutaba viendo un ganador definitivo del enfrentamiento – lo que quiere ver todo el mundo es a un equipo ganar al final del enfrentamiento, y tener varios resultados de empate le quitó esta satisfacción a los fans. Este problema se contrastó más allá con el formato bo3 de la NA LCS.

Aunque la audiencia se vio ligeramente afectada por la misma razón que con el formato bo3, el impacto sería menos significativo si consideramos que la gente entraría a la retransmisión con más interés por ver un partido de la serie en vez de dos.

La falta de cambios es el camino hacia el fracaso

Los bo1 promueven las jugadas seguras sin arriesgar demasiado. Esto pone a los equipos en un aprieto cuando entran en una serie y necesitan ajustar y arriesgar, cosa que antes no tenían que hacer. Mirando hacia las regiones de éxito, se puede hacer un esquema de su infraestructura, y se puede copiar a otras regiones para garantizar el éxito.

La LCS ha fracasado en conseguir resultados significativos a largo plazo en torneos internacionales si lo comparamos con lo que ha conseguido la LCK o la LPL. La LEC, por otro lado, si ha conseguido cierto éxito, ganando el MSI del año pasado y llegando a las finales de Worlds dos años seguidos. Sin embargo, incluso esos intentos no se equiparan con lo que han conseguido la LCK y la LPL en los últimos años. El único torneo de Worlds que ha ganado la región europea fue en la primera temporada con Fnatic, cuando la escena de League of Legends en los esports estaba empezando a florecer.

Incluso implementando un formato bo3 por ronda de la temporada regular y manteniendo la otra ronda como bo1 mejoraría la habilidad de toda la región. Los posibles problemas que podrían surgir de un cambio de formato no debería ser un obstáculo demasiado importante si estas dos regiones quieren florecer y conseguir resultados internacionales.

A menos que se hagan cambios a los formatos de las regiones, la LCS y la LEC siempre estarán un paso por detrás de sus rivales asiáticos en cuanto a la obtención de esa victoria decisiva, el más deseado título de campeones de Worlds.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Cristian Lupasco el 3 de junio de 2020.