Sin categoría

Un paseo por Bilbao, la sede de las finales de SLO y la mejor ciudad europea de 2018

La capital vizcaina es el lugar escogido por la LVP para la final presencial del split de verano de League of Legends

Captura de pantalla vía LVP

El domingo, 2 de septiembre, se celebrarán las finales presenciales de la Superliga Orange de League of Legends en Bilbao. La Liga de Videojuegos Profesional (LVP) ha elegido la capital vizcaína como sede para disputar el último encuentro de la temporada. Tradicionalmente, la organización ha escogido algunas de las ciudades más importantes del territorio español para trasladar allí el espectáculo de los deportes electrónicos, tras las finales de Madrid  y Murcia le toca el turno a Bilbao.

Las opciones para la LVP no eran muchas, en Bilbao solo hay dos emplazamientos para un evento de estas características: San Mamés y el Palacio de Deportes Bilbao Arena. Por motivos evidentes: el económico y el comienzo de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), el estadio de San Mamés (mejor dicho Nuevo San Mamés, a los mayores aquí se les respeta) se hacía inviable. Por otro lado, el Palacio Euskalduna –mucho mejor situado- podría haber cumplido una función de urgencia, pero la atmósfera no habría sido la misma; y el Bilbao Exhibition Center (BEC), que ni siquiera está en Bilbao, necesitaría de una infraestructura aún mayor que la que se va a desplegar.

El Palacio de Deportes Bilbao Arena se encuentra en Miribilla, un barrio obrero situado sobre un antiguo yacimiento de hierro, que hace 20 años no tenía el aspecto que luce ahora. El plan de expansión de la ciudad lo convirtió en el lugar perfecto sobre el que edificar nueva construcción, y para dotar a la zona de mayor interés se ejecutó allí (años más tarde) el plan para un nuevo polideportivo que albergaría el estadio del RETAbet Bilbao Basket y el conocido como Frontón Bizkaia, una de las plazas más importantes de la pelota mano actual.

Fotografía vía LVP

El equipo de baloncesto de la ciudad, una vez se afincó en la estructura de la Liga ACB, comenzó a necesitar algo más de lo que podía ofrecer el clásico y modesto estadio de La Casilla, y el Palacio de Deportes Bilbao Arena fue la respuesta. Tal vez sin el encanto clásico de la antigua cancha donde el equipo ascendió a la máxima categoría del baloncesto español, el nuevo hogar del RETAbet Bilbao Basket se construyó con una pista con capacidad para 8 500 espectadores, y será ahí donde tendrá lugar el enfrentamiento entre Vodafone Giants y MAD Lions. Si se tienen en cuenta todas las instalaciones, el conjunta suma casi 31 000 metros cuadrados y el desembolso –nada ostentoso para unos bilbaínos- ascendió a los 42 millones de euros.

Durante los últimos días los deportes electrónicos han tomado el lugar, al desplazar a los originarios de la zona -los jugadores del equipo de baloncesto han estado entrenándose en otras instalaciones- y el Palacio de Deportes Bilbao Arena se encuentra preparado para albergar las finales de la Superliga Orange de League of Legends.

En lo más alto

El barrio de Miribilla se encuentra muy bien conectado: se puede llegar a través de autobús (el número 71 de Bilbobus pasa bastante cerca), de tren (parada “Miribilla”) o de tranvía (éste deja un poco a desmano). No obstante, para los más atrevidos siempre se puede optar por el coche de San Fernando, con el que llegar desde el centro de la ciudad al estadio en unos 20 minutos, dependiendo de lo bien que uno asuma los repechos del terreno. Porque el lugar está muy bien comunicado, desde luego, pero también es uno de los barrios a mayor altura de Bilbao.

Caminando por las aceras de la mejor ciudad europea de 2018, galardonada en los premios The Urbanism Awards 2018, se echa en falta –quizás- un mayor despliegue de promocional a pié de calle. Tal vez sea porque la LVP sabe perfectamente cuál es su público objetivo y cómo llegar a él. También puede haberse visto lastrado -en este aspecto- por la celebración en Madrid las finales del campeonato más importante de League of Legends en Europa, la LCS. Es comprensible que el reparto de recursos se vea mermado, de una manera u otra, con dos proyectos de esta envergadura tan seguidos.

El tiempo parece que acompaña, algo raro en tierras del norte, apenas unos días antes –a principios de semana- había estado todo un día lloviendo, algo típico del verano en Euskadi. No obstante eso no significa nada, lo impredecible del clima del norte hace que los días puedan variar desde los 30 grados con sol de justicia, a los 20 con lluvia racheada que te golpea la cara incansable. A los autóctonos ya no nos sorprende nada.

Sea como fuere todo está listo para el domingo, 2 de septiembre, y los aficionados de League of Legends tienen una cita con el campeonato regional más importante del mundo. A juzgar por la web a través de la que se venden las entradas, todo apunta a que el estadio se llenará por completo, o se quedará muy cerca, y Bilbao albergará una de las ediciones de Superliga Orange con mayor público. Para algunos de nosotros será nuestro estreno en un evento presencial y podremos contemplar, por primera vez, el espectáculo de los esports de alto nivel desde dentro.