Sin categoría

Twitch demanda a los presuntos raiders de odio que cargaban contra streamers

La demanda busca conseguir la identidad de los dos presuntos raiders de odio

Imagen vía Twitch

Twitch ha estado recientemente en el foco de las noticias y de Twitter al ser incapaz de parar las famosas hate raids que cargaban contra streamers de la plataforma, especialmente aquellos racializados o LGBTQIA+.

Sin embargo, ahora Twitch ha acudido a los tribunales para parar dos de los perpetradores de estas raids. En una información publicada por WIRED, una fuente de Twitch ha declarado que esperan que la denuncia «muestre la identidad de las personas detrás de estos ataques y las herramientas usadas para explotarlos para poder disuadirles de repetir actitudes similares en otros servicios, al mismo tiempo que sirva para ayudar a finalizar los ataques contra miembros» de la comunidad.

A lo largo de la larga historia de Twitch, el acoso ha sido un debate común dentro de la plataforma. A lo largo de los años ha habido múltiples cambios a los términos de servicio y las políticas de Twitch para poder combatirlo, pero recientemente las raids de odio habían tomado el control del acoso en la plataforma.

Las raids habían escalado a lo largo de los últimos meses. Los raiders llegaban a un stream para dejar mensajes despectivos en el chat del streamer a gran escala y rápidamente, algo que dificultaba la capacidad del streamer para parar el odio. Muchos streamers optaron por dejar de hacer retransmisiones en directo para poder tomar el control sobre la situación.

Recientemente los streamers y los espectadores de Twitch se unieron en Twitter para crear cierta conciencia y esperaron una respuesta de Twitch para las raids de odio con el #TwitchDoBetter o #ADayOffTwitch, que fue un día en el que se hizo un boicot a la plataforma disminuyendo la audiencia de Twitch y sus streams.

Twitch ha suspendido cientos de cuentas a lo largo del último mes y ha creado nuevos filtros para el chat con la esperanza de mitigar el daño a los streamers. Sin embargo, deshacerse de todos los raiders de odio es difícil para la plataforma de streaming, pues siempre vuelven a aparecer.

«Los actores maliciosos envueltos se han visto muy motivados a romper nuestros Términos de Servicio, creando nuevas oleadas de cuentas falsas para acosar a creadores incluso cuando actualizábamos constantemente las medidas contra estas actitudes tóxicas» declaró la fuente de Twitch a WIRED.

En la denuncia emitida Twitch identifica a los dos usuarios por los nombres de «Cruzzcontrol» y «CreativeOverdose». La plataforma cree que ambos usuarios proceden de los Países Bajos y de Viena, Austria, respectivamente.

«Los acusados atacaban a los streamers invadiendo sus chats con cuentas falsas de Twitch que enviaban mensajes racistas, sexistas y homófobos» declara la denuncia. La demanda también explica que Twitch tomó acción contra estos raiders pero que evadieron las suspensiones creando nuevas cuentas y alternando su conducta de odio para evitar la detección de los sistemas de seguridad de la plataforma.

La denuncia reclama que estas dos cuentas generan activamente raids de odio y que Cruzzcontrol es responsable de alrededor de 3.000 bots asociados con estas raids. La demanda también asegura que CreatineOverdose «usó software de bots para demostrar cómo podía ser usado para hacer spam en chats de Twitch con mensajes racistas, descripciones gráficas de violencia contra minorías o discursos de odio donde clamaban que los raiders pertenecían al ‘K K K'».

La demanda acusa a ambas cuentas de ser responsables de sus acciones y pide al tribunal que impida a los acusados usar Twitch, publicar contenido en la plataforma o asistir a cualquier tipo de raid de odio por orden judicial. También pide una remuneración económico por daños monetarios y de honor.

Esta no es la primera vez que Twitch arremete contra creadores de bots en un juzgado. En 2016 Twitch llevó al tribunal a varios creadores de bots que inflaron el número de seguidores y espectadores de Twitch, algo que creaba frustración en los streamers. La demanda acabó con una victoria para Twitch, que recibió 1,3 millones de dólares por las infracciones que cometieron los creadores de bots.

Debido a que ahora hay una demanda activa en el asunto, Twitch puede pedir información a las proveedoras de Internet con la esperanza de conseguir la identidad de los demandados para que la denuncia llegue más lejos y disuada aún más a otros usuarios a la hora de hacer raids de odio.

Artículo publicado originalmente en inglés por Jessica Scharnagle en Dot Esports el 10 de septiembre.