Sin categoría

Somos y seremos LAN

Por primera vez en la historia de Latinoamérica Norte, Lyon Gaming (Rainbow7) no será el representante en un torneo internacional. Infinity eSports es la voz de toda la escena.

Fotografía por Ingrid Mühlenbrock vía Riot Games

Con 90 años ya, esta comida familiar celebra la longeva vida del tatarabuelo de la familia. Sus hitos ya quedan en el pasado y pocos recuerdan que, en su momento, llegó a ser un estandarte más que digno de la casa. Pero los años pasan factura y para él no queda ya nada más que la morriña de otra época, una especie de nostalgia gallega imposible de describir solo con palabras.

A su lado, su mujer tiene 85 años y se encarga de todas las necesidades del tatarabuelo. Los méritos siempre se los ha llevado el hombre, pero la faena diaria y el trabajo duro muchas veces está representado en la mujer. Aunque todos celebran los noventa años del tatarabuelo, el líder, él mismo disfruta más que nunca la compañía de la tatarabuela.

Hablar de Latinoamérica Norte es pensar en Lyon Gaming o, como se los conoce más recientemente, Rainbow7. En todos los torneos internacionales hasta la fecha, el único representante siempre era el león del norte. Además, con galones, porque Lyon Gaming dominó de principio a fin la competencia. Pero este año, la mujer es la que ha brillado, en la última oportunidad posible. Infinity eSports representa a todo el resto de la escena norteña que, durante muchos años, fue la gran ignorada.

El final más inesperado

Fotografía por Ingrid Mühlenbrock vía Riot Games

Podría hacer una vez más un perfil histórico exclusivo de Infinity eSports como en otros equipos, pero creo que es más importante rendir homenaje a la desaparición de un legado. Latinoamérica Norte siempre ha estado ahí, pero sus primeros protagonistas no empezaron a surgir hasta 2013. Porque nadie se ha olvidado de aquel World Cyber Games de ese año en el que Lyon Gaming luchó frente a frente contra equipos como yoe Flash Wolves, CJ Entus Blaze o World Elite, ¿verdad?.

Infinity eSports ni siquiera existía cuando Édgar Ali «Seiya» Bracamontes fantaseaba con las mentes de sus rivales desde la posición de tirador. Cuando en 2015, después de un 2014 todavía como proceso de transición, la región se estabilizó con la creación de la Copa Latinoamérica Norte, Lyon Gaming dominó de principio a fin cada una de las ediciones que se sucedieron.

Pero quien sí jugaba en aquel Lyon y el único jugador que lleva el testigo a este Campeonato Mundial es Diego «Arce» Chang. El peruano es conocidísimo en la región por sus múltiples idas y venidas del competitivo, pero sin duda es un jugador carismático que nunca se ha rendido. Ya por 2015 y 2016 protagonizaba varias de las mejores jugadas que se podían vislumbrar en Latinoamérica Norte.

Fotografía por Ingrid Mühlenbrock vía Riot Games

De fondo, mientras Lyon Gaming se comía todos los pasteles creados y por crear, la región intentaba alcanzar su nivel sin éxito. Escuadras como Dash9, Gaming Gaming, ZAGA Talent Gaming o Just Toys Havoks perecerán sin que nadie más allá de su región las conozca. Algunas descendieron al Circuito de Leyendas y volvieron más fuertes.

Pero como bien se dice, el tiempo siempre pone el trabajo en el lugar que le corresponde. Una de esas organizaciones que intentó desde lo más abajo posible ir creciendo fue Infinity eSports. En 2016 se apuntó a las categorías inferiores y consiguió ascender a la ya renombrada Liga Latinoamérica Norte. En 2017 confió en un jugador como Sergio «Cotopaco» Silva para liderar el proyecto, así como el entrenador Carlos «Soren» Ibarra y posteriormente el top José «Relic» Pombo. 

La adquisición de otro veterano como Diego «SolidSnake» Vallejo para 2018 remontó al equipo al segundo puesto, lo máximo que se podía conseguir: Rainbow7 era imparable. La separación con Alejandro «Baula» Serrano llevó a pensar que las cosas irían a peor, pero ahí apareció Arce. Y finalmente, la gran revolución, el jugador que representa la caída de un régimen por el talento nuevo, está en el joven talento de Renato «Renyu» Gallegos. Dash9 acabó con Rainbow7 como símbolo del esfuerzo durante más de cinco años en derrocar al titán, pero Infinity eSports representa la renovación que la región necesitaba.

A las amenazas externas, fortalezas internas

Fotografía por Ingrid Mühlenbrock vía Riot Games

Una vez en el terreno de juego, la historia tiene otro principio y final. Infinity eSports llegará muy tarde al Campeonato Mundial, con escasos días antes de competir, mientras que su principal competidor en el grupo (Dire Wolves) lleva ya desde el 10 de septiembre en el país asiático. Esto podría condicionar mucho la preparación del conjunto que representa a la LLN.

Para ello, tendrán que luchar con sus principales armas estilísticas. Infinity eSports otorgó una lección de humildad a Kaos Latin Gamers en la Gran Final Movistar, principalmente por su estilo equilibrado que sabe penalizar errores del rival. Aunque parezca que sus primeros compases son fuertes, realmente se apoya mucho en las debilidades del enemigo.

Donde encuentra su principal fortaleza es en la autosuficiencia de su calle superior. Relic es un jugador experimentado que sabe mantener la presión cuando lo necesita y a lo largo de las últimas semanas ha conseguido varios asesinatos solo, en gran parte por el auge de Urgot. Esto permite al equipo orientarse más hacia la parte inferior del mapa, muy al estilo de Royal Never Give Up.

Fotografía por Ingrid Mühlenbrock vía Riot Games

Cotopaco no es un jugador brillante, pero sí sabe hacer su papel con SolidSnake. La interesante selección de Lulu frente a Dash9, campeón con el cual se vio muy sólido en línea, representa perfectamente que Infinity eSports no necesita a un jugador dominante para ganar partidas en su región. Con Ryze, su principal arma, tiene mucha utilidad a la hora de apoyar a la jungla tanto por posibles invasiones como para proteger a los dos de abajo.

Aquí es donde Arce equilibra totalmente al equipo. Amante de iniciaciones inesperadas, el peruano también tiene el bagaje necesario para no sobreextenderse y dejarse llevar por las ventajas que consiguen en la calle inferior. Esta forma de jugar será muy útil en el Campeonato Mundial, pues esas diferencias de oro que consiguen en Latinoamérica Norte no deberían estar presentes.

Lo que más preocupa de este Infinity eSports son las batallas grupales. Aunque parece que las ganan por juego colectivo, muchas veces dependen de las individualidades para sacar partidas. Incluso contra KLG se vio en múltiples ocasiones como la escuadra chilena podía remontar a pesar de ir por detrás en oro. Conceptos como línea frontal y trasera no los ejecutan correctamente, a pesar de que sus selecciones y bloqueos son bastante decentes.

El mejor jugador revelación en Latinoamérica en años

Fotografía por Ingrid Mühlenbrock vía Riot Games

No voy a mentir a nadie: estoy enamorado de Renyu. El tirador peruano de 18 años ha desequilibrado la balanza mecánica totalmente en la región. Con la presencia de Matías «WhiteLotus» Musso, es difícil pensar a priori que alguien como Renyu podría destacar tanto. Pero la realidad es que ha estado a la altura en todas las instancias de la liga, incluso en los momentos más difíciles para un novato.

Se han llegado a ver hasta cuatro bloqueos a su posición, algo poco habitual para los tiradores. Con campeones como Ashe, Varus o incluso su Caitlyn reciente desequilibra las fases de calles, consigue muchos más súbditos y se permite el lujo de usar un destello ofensivo contra dos tanques con la garantía de que va a esquivar sus habilidades.

Renyu es un jugador atrevido y eso le puede pasar factura, aprenderá mucho de enfrentarse contra Edward Gaming. Aun así, frente a Dire Wolves es un factor claramente determinante que podría condicionar su pase a la siguiente fase de eliminatorias y, quién no, soñar por primera vez con una clasificación a la etapa de grupos. Difícil, pero si hay un jugador realmente desequilibrante que podría estar a la altura de los grandes en este Campeonato Mundial, ese es Renyu.

Lloremos de alegría, no de tristeza

Fotografía por Ingrid Mühlenbrock vía Riot Games

La clasificación de Infinity eSports se ha de ver como una recompensa a toda una región que desaparecerá el año que viene. Por primera vez en la historia, un equipo de Latinoamérica Norte en un torneo internacional no será Lyon Gaming (o Rainbow7) y además no habrá ni un jugador mexicano en el conjunto titular.

Con tres peruanos, un colombiano y un venezolano, Infinity eSports llega tarde al Campeonato Mundial. LG Dire Wolves es más duro de lo que parece y no se debe confiar, pero hay posibilidades. La hinchada de la región es muy pasional e, incluso con el contexto detrás, si no derrotan a los australianos las críticas lloverán. Pero en la realidad, cualquier actuación que deje bien a la región por última vez será una recompensa.

Con solo un jugador con experiencia internacional (Arce), ahora es el turno de disfrutar. Demostrar a Riot Games que se equivocó desde el plano deportivo al mezclar los dos hemisferios latinoamericanos y que Infinity eSports es mucho mejor conjunto que Kaos Latin Gamers. Los chilenos tienen todavía la excusa de que la Gran Final Movistar fue un partido de exhibición, por lo que hay que dar el golpe definitivo.