Sin categoría

Se le atragantó el pastel

El verano de Edward Gaming ha sido la peor actuación de la organización desde su fundación, pero aun así el equipo resucitó en el regional.

Fotografía vía Garena

No hay comida familiar que valga si no está el joven que todo lo hace bien. El legalista, el que nunca se salta las normas desde que era pequeño. Es tan leal que tampoco delataba a sus primos cuando, jugando a la pelota, rompían un cristal del pasillo. Él llegaba a la aldea y, en vez de disfrutar del fin de semana, prefería hacer los deberes del colegio para ir por delante en clase.

Cuando llegó la universidad y tuvo que marcharse de casa, cada vez que volvía al pueblo era una gran alegría. Para ese joven de veintitantos cualquier notable era un fracaso y los años pasaron sin ninguna anomalía. No obstante, llegó el mercado laboral y sus aptitudes se vieron dañadas por el reflejo de la realidad: sus hábitos tan bien trabajados de poco servían cuando el contexto cambió.

A Edward Gaming le está costando demasiado la transición a una nueva era. Desde que Kim «Deft» Hyuk-kyu y Heo «PawN» Won-seok volvieron a Corea, la organización ya no domina como antaño. Ming «Clearlove» Kai está en sus últimos años pero se resiste a retirarse, lo que hace más complicado el cambio. El proyecto que Tian «Meiko» Ye ha de liderar se encuentra estancado. 

Seguidores a base de victorias

Fotografía por Colin Young-Wolf vía Riot Games

Hace más de cinco años, Team WE era una superpotencia mundial. El equipo que maravilló en la IPL5 de 2012 se acabó dividiendo a finales de 2013, pero su esencia permaneció. Continuó de las manos de Clearlove y Ji «Aaron» Xing (entrenador en su momento y actual director deportivo), aunque para los aficionados ambos eran considerados unos traidores por abandonar el barco de una de las organizaciones más emblemáticas del país.

La escuadra luchó por el reconocimiento social mediante la supremacía. En 2014, 2015 y 2016, casi todos los trofeos chinos acabaron en las vitrinas de Edward Gaming. Solo la derrota en semifinales de la temporada de verano en 2015 contra LGD Gaming y la final perdida frente a Royal Never Give Up en primavera de 2016 se cuentan como fracasos. El resto, dominio absoluto.

Eso finalmente les sirvió para ganar el cariño de aquellos nuevos adeptos a League of Legends en el gigante chino. Sin perder la esencia, Edward Gaming se aprovechó del talento de Deft y PawN para generar un grupo y estilo cohesionado que arrasó en territorio nacional. Solo se le resistió el escaparate internacional, lo cual ha generado en Occidente una extraña controversia alrededor de Edward Gaming. 

Fotografía por Colin Young-Wolf vía Riot Games

2017 se suponía que sería un año de transición, pero la victoria en verano en la final contra Royal Never Give Up y la aparición de Hu «iBoy» Xian-Zhiao como estrella emergente hizo creer a la comunidad que Edward Gaming seguía igual de fuerte que siempre. Las victorias volvieron a acallar las críticas, pero en el fondo el león ya se había hecho mayor. 

Incluso a comienzos de este año tampoco se pensaba que Edward Gaming había finalizado una era. En primavera, solo el titán de Royal Never Give Up lo superó en la final, aunque muchos consideraban a Invictus Gaming como el segundo mejor equipo de la región. No obstante, la mala actuación en la fase regular y los playoffs en verano ha consolidado la realidad de una estructura envejecida. 

Clasificados por puntos al clasificatorio regional de cara al Campeonato Mundial, Edward Gaming era el menos favorito de los tres candidatos. Rogue Warriors y JD Gaming venían de hacer un gran papel en toda la temporada y habían plantado cara a los dos mejores equipos de la región, RNG e IG. Sin embargo, podrán cambiar los jugadores, entrenadores y dueños, que algo nunca dejará de ser cierto: Edward Gaming seguirá llegando al Campeonato Mundial. 

Dos equipos completamente diferentes

Fotografía por Colin Young-Wolf vía Riot Games

Verano de 2018 ha sido la época más dura en la historia de Edward Gaming desde que se fundó en 2014. Su actuación deportiva ha sido mediocre y la principal razón es la falta de un estilo. O mejor dicho, la incapacidad para tener unas bases de estilo lo suficientemente fuertes para poder contrarrestar un contexto adverso. 

La aparición de los magos en la calle inferior hizo mucho daño a Edward Gaming, un conjunto que no era capaz de generar presión en los primeros veinte minutos. Hasta la serie al mejor de cinco que EDG perdió frente a JD Gaming en cuartos de final de la LoL Pro League, el conjunto se ha mostrado demasiado débil a la hora de responder agresiones tempranas muy habituales entre sus rivales. 

Incluso en varias ocasiones en las que Edward Gaming se ha encontrado por delante, Chen «Haro» Wen-Lin no se ha entendido con sus compañeros en los momentos importantes tanto alrededor del Baron Nashor como en batallas grupales. La falta de entendimiento y proactividad llevó a unas partidas que se podrían definir como «slow clownfiestas», es decir, encuentros aburridos en los que ningún equipo toma ninguna decisión y, cuando lo hace, además es equívoca.

Fotografía por Colin Young-Wolf vía Riot Games

Sin embargo, a finales de temporada se ha visto la luz por fin. Durante todo el verano, Edward Gaming se ha empeñado en adquirir el Heraldo de la Grieta antes que su contendiente y gestionarlo adecuadamente para abrir el mapa. La única muestra táctica interesante del equipo se ha convertido en un buque insignia que le permitió ganar varias de las partidas en las series del regional frente a Rogue Warriors y JD Gaming.

Haro también ha cambiado. La entrada de Clearlove no ayudó para nada debido a sus extrañas selecciones (en el momento), pero le dio tiempo al difícil sucesor para reflexionar. Ahora, el jungla se atreve a ponerse el cinturón de líder y dirigir las emboscadas en los primeros compases, lo cual soluciona esa extrema pasividad de otros momentos del año. Su Camille y Lee Sin han estado muy acertados.

Pero la constancia sin duda está en Lee «Scout» Ye-chan e iBoy. Los dos principales hacedores de daño del conjunto tienen varias selecciones como Ryze, Azir y Kai’Sa que se han de bloquear o, de no hacerlo, son auténticos clase mundial con ellas. Jeon «Ray» Ji-won es el punto más inestable del equipo, aunque sorprendentemente los tanques se le dan mejor que en el pasado y con Maokai, Sion, Gragas o Poppy puede hacer su papel. 

En cualquier otro equipo sería un niño más

Fotografía por Colin Young-Wolf vía Riot Games

Quién le iba a decir a Edward Gaming que su líder acabaría siendo un apoyo. Meiko tardó menos de dos meses en pasar de novato inexperto a uno de los mejores de su posición en todo el mundo de la mano de Deft, algo realmente difícil en 2015. Junto con Clearlove, es el único jugador que pertenece a la nueva y antigua era, pero aun así es indudablemente más joven.

Esta temporada no parecía nada espectacular para él, pero en el regional ha sacado su mayor nivel hasta la fecha. Su Gragas en la serie contra JD Gaming ha provocado que el rival lo bloquee debido a su inmediatez a la hora de iniciar desde ángulos inesperados. Tiene tantos perfiles diferentes que ningún metajuego puede penalizarlo.

Su tirador, iBoy, no destacaría tanto si no tuviera la protección de Meiko. La relación es exactamente inversa a la de Royal Never Give Up y eso se puede ver en que Meiko tiene un peso global y no solo local dentro de la Grieta del Invocador. Lidera muchas de las acciones del equipo en los momentos importantes. 

Se puede soñar, pero con cautela

Fotografía por Colin Young-Wolf vía Riot Games

Solo por fuerza bruta, es muy complicado que Edward Gaming no pase a la fase de grupos e incluso haga un papel solvente para llegar a los cuartos de final, mas en la historia EDG y Campeonato Mundial no han sido buenas combinaciones. El miedo al fracaso existe y nadie se quiere confiar a estas alturas.

En cambio, las expectativas hacia Edward Gaming son drásticamente diferentes en esta ocasión. La comunidad sabe que ha tenido un verano muy difícil y no tiene encima el peso de las exigencias de sus compañeros de región. En ningún otro torneo internacional ha sucedido esto desde que llegó al primero en 2014.

Por tanto, cualquier cosa que no sea pasar a la fase de grupos será un fracaso rotundo, pero una vez llegada esta etapa se puede soñar. iBoy ya aprovechó el año pasado el escaparate para ganar muchos seguidores europeos y norteamericanos, algo semejante podría suceder con Haro. Scout viene en muy buena forma y podría también realizar un buen papel. Edward Gaming puede ser la cenicienta, dependiendo de con qué ojos se mire. 

Nota del autor: las fotografías muestran al equipo en el Campeonato Mundial de 2017. Ni Haro ni Ray aparecen en ese momento, en cambio Clearlove tiene más presencia y Chen «Mouse» Yu-Hao ya no está en el equipo.