Sin categoría

San Francisco Shock termina con el contrato de dhaK y otros dos jugadores

La franquicia de Overwatch League ha decidido liberar espacio en su alineación después de una temporada con altibajos

Fotografía de Robert Paul vía Blizzard Entertainment

San Francisco Shock ha acabado con el contrato de André «iddqd» Dahlström, David «nomy» Ramirez y Daniel «dhaK» Martínez, uno de los tres españoles que estaban presentes en Overwatch League. Tras una temporada con más derrotas que victorias, la franquicia naranja ha aprovechado la apertura del mercado para poner fin a su relación con los tres jugadores.

El español se ha despedido del equipo con un comunicado publicado en TweetLonger y sus redes sociales. A través del texto, el jugador ha narrado su experiencia en la temporada inaugural de Overwatch League: «La historia de las subidas y bajadas como jugador de San Francisco Shock». En última instancia, dhaK aprovechaba el texto para despedirse de su equipo y agradecer a los compañeros el tiempo pasado juntos, con la mirada puesta en el futuro.

El jugador ha sido bastante contundente con su mensaje, también con un alto grado de autocrítica. «Con la entrada de Moth en el equipo, me relegaron a una posición de suplente donde mi única meta era aprender qué era lo que Moth hacía mejor que yo e intentar incorporar todo ello a mis habilidades dentro del juego», ha contado dhaK.

El jugador español ha aprovechado las últimas líneas de su mensaje para dejar claro que su principal motivación es la selección española de Overwatch. «Mi único objetivo ahora mismo es ayudar al Team Spain a hacerlo bien en Overwatch World Cup», ha explicado. dhaK ha finalizado el mensaje con una declaración de intenciones: «No he mostrado al mundo de lo que soy capaz, todavía no estoy acabado».

La temporada de San Francisco Shock ha terminado con la franquicia instaurada en la novena posición, de 12 totales. Durante el transcurso de la primera edición de Overwatch League el equipo recibió numerosos cambios, varios de sus jugadores más jóvenes no podían participar hasta cumplir la mayoría de edad, aunque todo ello no se tradujo en victorias constantes. Finalmente, tras numerosas rachas buenas y malas, la franquicia terminó con un balance negativo de 17 victorias y 23 derrotas, sumando 77 mapas ganados, 84 perdidos y cinco empatados.