Sin categoría

Riot fija como objetivos a nerfear a Kai’Sa, Kayle, y Xayah en PBE

Los carries van a recibir un golpe.

Kai’Sa, Kayle, y Xayah han sido fijados como objetivos en Worlds 2019. Para combatir su presencia en partidas competitivas, Riot los ha nerfeado antes de la pretemporada del LOL.

Mientras que Worlds a menudo ha visto picks poco ortodoxos, Kai’Sa y Xayah han sido los tiradores del momento. Con casi un 80% de pick y ban rate, los campeones han tenido actuaciones dominantes, decidiendo el final de muchas partidas del campeonato. Ezreal, al contrario, (el tercer ADC más pickeado) apenas llega a un 30% de picks y bans.

Xayah, en particular, ha sido uno de los picks más fuertes y consistentes, con jugadores como Luka «Perkz» Perkovic de G2 y Yu «JackeyLove» Wen-Bo de Invictus Gaming, utilizandola muy efectivamente. De camino a las semifinales, cuenta con un 66% de winrate.

Para conseguir un poco de balance en el carril inferior, Riot ha balanceado a Kai’Sa y a Xayah en PBE.

La Lluvia de Icathia (Q) de Kai’Sa ha tenido su carga máxima reducida un 10% sin evolucionar, y un 13% evolucionado, mientras que a Kai’Sa se le ha nerfeado su Plumaje Mortífero (W), reduciendo su velocidad de ataque de 40/47.5/55/62.5/70 % a 35/40/45/50/55 %.

Estos tres cambios son sustanciales para los campeones y deberían ayudar a proporcionar más variedad al rol ADC. Han finjado de objetivo el scaling en lategame, reduciendo el potencial como hiper-carry de Kai’Sa y Xayah.

Mientras tanto, al otro lado del mapa, Kayle está siendo una amenaza en late. Ha tenido resultados mixtos en Worlds, tanto ganando como perdiendo 10 partidas. Sin embargo, su pick y ban rate ha sido muy significativo.

Los equipos fijando objetivos como presión en early game y snowballear la partida antes de los 15 minutos han tenido éxito en Worlds, pero el scaling en composiciones de late game también han probado tener su mérito. Kayle es el campeón de scaling perfecto, siendo imposible de enfrentarse a él después de los 30 minutos. Cuando se le deja sola, su daño y su potencial de supervivencia la hacen muy difícil de manejar.

En respuesta, el daño base de su Explosión Radiante (Q) se ha reducido de 70/115/160/205/250 a 60/100/140/180/220, y el coste de maná sobre su Bendición Celestial (W) ha aumentado de 60/70/80/90/100 a 70/80/90/100/110. Los nuevos cambios en el PBE deberían balancearla, dando a sus oponentes al menos una oportunidad.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Jerome Heath el 30 de octubre de 2019.