20 junio 2018 - 11:04

Rainbow Six Siege, historia de un deporte electrónico improbable

El juego de Ubisoft ha conseguido algo que al principio parecía imposible
Dot Esports
preview
Imagen vía ESL

Hace pocas semanas ESL sorprendía a la comunidad de los amantes de los deportes electrónicos con el anuncio de un nuevo campeonato, esta vez con Rainbow Six Siege como protagonista. ESL Masters Rainbow Six ofrecía una oportunidad a todos aquellos jugadores que quisieran dar el paso para convertirse en profesionales. Con la creación de tres clasificatorios, y el apoyo principal de Movistar +, empezó a andar un torneo del que ahora se sabe poco más que sus participantes y que comenzará este mismo 20 de junio.

A nivel internacional la Rainbow Six Pro League se ha asentado como una gran competición de deportes electrónicos, aunque sus bolsas de premios continúan siendo algo escasas, sobre todo comparando con otros torneos como Overwatch League o League Championship Series. No obstante, tiene mérito el haber construido algo similar con la travesía que ha vivido el juego de Ubisoft.

La historia del juego, sin embargo, tiene mucho más recorrido. Rainbow Six Siege pertenece a una legendaria saga de videojuegos que durante muchos años se mantuvo al margen de la élite, con buenas entregas pero sin llegar a trascender. Rainbow Six Vegas 2, por ejemplo, fue un juego notable que no tuvo el impacto que ha llegado a tener Siege, uno que solo ha tenido lugar tras meses de trabajo.

El anuncio de Rainbow Six Siege se produjo en el E3 del año 2014, la presentación ofreció un espectáculo, técnico y táctico, que sorprendió a todos los periodistas presentes. Se trataba además de una entrega enfocada por completo al multijugador online y que no iba a contar con un modo para un jugador. El desarrollo estaba a cargo una vez más de Ubisoft Montreal, los canadienses se habían hecho cargo durante años de las sagas más insignes de la empresa.

Aquellos fueron años confusos, de vídeos engañosos y prácticas poco éticas por parte de las empresas. El mayor baluarte de aquel esperpento fue sin duda otro juego de la propia Ubisoft -Watch Dogs- que mostró una demo, jugada en "tiempo real", que terminó ofreciendo un producto final visualmente muy inferior. Otros tampoco se libraron, The Witcher 3 por ejemplo salvó el escollo con un juego sobresaliente y una factura técnica excepcional, aunque sin alcanzar al vídeo que presentaron sobre el escenario. Rainbow Six Siege, que además se pudo probar en la propia conferencia, tuvo también un recorte muy significativo en lo estético

La andadura de la nueva apuesta de Ubisoft no funcionaba tan bien como estaba previsto. Sin embargo, hubo un cambio en la mentalidad de la empresa francesa: apostar por un mayor recorrido de los juegos, los ahora llamados juegos como servicio, sirvió de redención. La compañía gala estructuró el juego por temporadas y anunció que en cada una de ellas incorporarían contenido de pago adicional para seguir manteniendo activo el juego. Esta estructura no tardó mucho en desmoronarse y lo que estaba previsto para la segunda temporada terminó postergándose "para hacer crecer el juego". A pesar de todo, Ubisoft reaccionó con mucha rapidez y logró amortiguar el golpe.

Captura de pantalla vía Steam Spy

Los comienzos fueron particularmente complicados. Si se echa un vistazo a los datos ofrecidos por Steam Charts, que dibujan un esbozo de la cantidad de jugadores aproximados de cada uno de los juegos de la plataforma de Valve, estos dejaban patente la precaria situación en la que se desarrollaba Rainbow six.

Según estos datos en diciembre de 2015 el juego contaba con una media inferior a los 8.000 jugadores al día, con un pico de 18.000. En enero de 2016 esta cifra subió hasta los 10.000 de media, pero nuevamente decayó en los meses siguientes. Con el tiempo Ubisoft comenzó una campaña de apoyo al juego y se cantó por dos vertientes: la oferta de fines de semana gratuitos, con el que cualquier jugador podría probar el juego sin compromiso, y la puesta a la venta de un paquete con una experiencia reducida, a menor precio pero con menos personajes jugables disponibles.

Un año después del lanzamiento de Rainbow Six Siege, el juego de Ubisoft contaba con 17.000 jugadores más de media, 9.000 más que en su estreno, algo completamente inaudito. En diciembre de 2017, dos años más tarde de su salida al mercado, Rainbow Six tenía un 650% más de usuarios activos al día que en diciembre de 2015. En mayo de 2018 las cifras han rondado los 63.000 jugadores, pero su pico se situó en los más de 83.000 registrados en marzo de 2018.

Captura de pantalla vía Steam Charts

Estos datos no solo sorprenden por lo atípico de la situación, rara vez un juego multijugador cuenta con una base mayor de usuarios activos varios años después de su salida. Todos los factores se encontraron para que esto pudiera suceder, Ubisoft realizó un cambio de dirección en su manera de enfocar los juegos.Los fracasos con su saga más importante, Assassins Creed, le hicieron replantearse muchas cosas. Otrora Rainbow Six Siege habría sido dado por muerto un año después de su lanzamiento, quizás hubieran intentado revitalizarlo con algunos regalos, pero lo que hizo la compañía gala demostró que ya no se trataba de la misma empresa que en 2010.

En la actualidad Rainbow Six Siege cuenta con una de las comunidades más comprometidas del mundo de los videojuegos y con cada nueva temporada miles de personas esperan atentas a ver qué tipo de operador va a introducir la desarrolladora. La propia Ubisoft procura permanecer informada sobre el sentir mayoritario de los jugadores a la hora de aplicar cambios, aunque unas veces más rápido que otras.

De momento, no se puede saber hasta cuáles son los planes de la distribuidora francesa a largo plazo, pero por ahora el juego goza de una salud envidiable. También se desconoce cómo cuajará ESL Masters Rainbow Six en España, hoy se estrena el campeonato a las 17.00 horas y falta por ver cómo responderá la comunidad hispanohablante. Siege cuenta con una comunidad de jugadores sólida, al mismo tiempo está peleando por forjar una escena competitiva con la misma estabilidad, triunfe o no en esta empresa, el mérito de este juego y de sus creadores está fuera de toda duda.

Next Article