Sin categoría

La rebeldía se apodera de Superliga Orange

Los equipos favoritos en esta jornada se enfrentan ante rivales que, a pesar de ser inferiores, les ganaron o empataron en el pasado

Fotografía por H. Amorós vía LVP

La pasada semana, la previa titulaba una jornada que estaba predestinada hacia claros vencedores. Al final, sucedió todo lo contrario: casi ni uno de los resultados que se dieron, más allá de Penguins contra ASUS ROG Army, era ni más remotamente cercano a lo que se esperaba. Un desastre o una genialidad, dependiendo desde el lado que se vea.

Pero en esta, sí podría darse la sorpresa por tendencia histórica. Todos los partidos de esta semana tuvieron un valor añadido en la primera vuelta y cualquiera podría sorprender, aunque los puntos cada vez son mayor necesidad. Bilbao está a la vuelta de la esquina y, con tres equipos empatados entre la segunda y la cuarta plaza y dos acercándose a una victoria y un empate, relajarse ahora puede ser el fin.

Gloria para unos, infierno para otros

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Inversos en la clasificación pero tan solo a seis puntos. La única victoria de esta temporada por parte de Penguins fue contra KIYF, la cual frenó la buena primera semana y aspiraciones de los ninjas. Ahora, después de varias jornadas, parece que esa ambición ha vuelto al bando del segundo clasificado y los pingüinos han tenido que reinventarse pero siguen sin resultados.

No hay partido regalado cuando de por medio está cualquiera de estos dos equipos. Aunque KIYF lleva una muy buena racha, los chicos de Pablo «Marhoder» Menéndez son especialistas en empatar en una serie al mejor de dos cuando no se les espera. En muchas ocasiones, un mejor planteamiento en una sola partida disfraza su debilidad colectiva. Las aspiraciones hacia los playoffs son casi nulas, pero con la fuerza de Javier «JaVaaa» Martínez no se van a rendir todavía.

Sin que nadie lo esperara, KIYF consiguió una victoria fundamental y drástica sobre MAD Lions la semana pasada. El equipo de moda, los ninjas están en segunda posición y la entrada de Labros «Labrov» Papoutsakis no pudo ser mejor. Si a esto se le suma que la supuesta debilidad mecánica del rival se encuentra en la posición de apoyo, la combinación es clara: quieren seguir ganando y no luchar por el empate.

El reflejo del pasado se cambia de lado

Fotografía por H. Amorós vía LVP

En la primera vuelta, un ASUS ROG Army diezmado dio la sorpresa a Movistar Riders al empatar y pudo romper la racha de inmortalidad de los jinetes, la cual irónicamente se remonta hasta la anterior temporada. A pesar de su actual estado de dulzura, el equipo madrileño se confió la semana pasada y cedió un punto, mientras que el ejército ha podido ceder ya hasta siete en toda la temporada… dependiendo de si se ven como supuestas victorias o derrotas.

La pasada semana presenció el debut de Finn Wiestål ante la ausencia de Gustav «Xyraz» Blomkvist. El resultado frente a eMonkeyz Club reflejó un empate que no hace justicia al sueco, puesto que el top realizó una muy buena actuación con un asesinato cuádruple incluido. La tendencia a la relajación contra equipos inferiores podría ser preocupante para Movistar Riders, pero los cinco puntos que le distancian del pelotón son demasiado colchón.

ASUS ROG Army, en cambio, consigue empate tras empate pero no sus objetivos. Con un total de siete en nueve jornadas, se encuentra lejos de su foco primario y depende demasiado de fracasos en sus contrincantes. Las voces cantantes del proyecto, Tarik «Sedrion» Holz y Pau «PochiPoom» Prada, siguen esforzándose semana tras semana pero la irregularidad ya empieza a agotar a los aficionados. Necesitan una victoria, pero se contentarían con otro empate más contra el líder si se acompaña con esperanza en forma de juego.

Decepciones difíciles de superar

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Nadie puede salvar a estos dos equipos. Aunque MAD Lions se clasificará a los playoffs con bastantes probabilidades y por tanto mantiene intactas sus posibilidades hacia al título, la imagen mostrada hasta la fecha ha sido de un desastre absoluto. Para desastre el de Dragons E.C., que consiguió su segundo empate inútil la pasada semana ante el clásico despiste de Vodafone Giants y está a un paso de quedarse matemáticamente fuera de playoffs a falta de cinco jornadas.

MAD Lions tiene un mes para recuperar sensaciones de cara a las finales en Bilbao. La contundente derrota contra KIYF ha dejado tocado al equipo de Alvar «Araneae» Martín, pero no hundido. En una serie en la que una vez más solo Tim «Nemesis» Lipovšek se salvó de la quema, los ninjas sacaron a relucir todos los defectos de los leones. Si perdieran en la serie de mañana, algo casi imposible, habrían perdido en las últimas cinco jornadas los mismos puntos que en toda la temporada pasada.

Sin descenso de por medio, pocas razones se pueden encontrar para seguir luchando por parte de los dragones. Aunque tres de los seis miembros de la plantilla de G2 Vodafone que consiguió el cuarto puesto en primavera siguen siendo protagonistas, en esta ocasión lo hacen desde el más profundo de los pozos. Aun así, un pequeño hilo de luz: contra MAD Lions en la ida consiguieron mostrar una imagen más que positiva a pesar de la derrota. Ya no hay esperanza, pero sí reputación que mejorar.

La distancia nunca estuvo tan cerca

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Inestabilidad. Incertidumbre. Duda. Sorpresa. Palabras que están grabadas a fuego tanto en Vodafone Giants como en eMonkeyz Club. Para bien, para mal, para regular, depende del día. El empate, apuesta segura. La victoria, necesidad. Pero en el fondo, el que sonríe es el peor.

Vodafone Giants empató contra Dragons E.C. en una jornada con una oportunidad de oro: ante el descalabro de MAD Lions, los de Petr «Denyk» Hamarach podían haberse situado segundos en solitario. Pero no, los gigantes fracasaron y ahora tienen que pagar las consecuencias: necesitan una victoria rápida para disipar preocupaciones.

En cambio, los monos vienen contentos. A pesar de empatar y no acercarse a playoffs, fue frente al líder y están a tan solo dos victorias en puntos. De ganar a Vodafone Giants se pondrían a uno solo, una ocasión inigualable. Por materia prima y estrategia no se debería dar, pero ante los gigantes nunca se sabe. La organización está mejor que nunca, pero podría estar incluso mejor.