Sin categoría

Leo Ibáñez: «Circuito Tormenta busca empapar a los usuarios de la experiencia de jugar competitivamente»

Desde su vuelta de Chile, el miembro de Riot se ha involucrado mucho con el nuevo circuito semiprofesional en España

Fotografía vía DreamHack

En la pasada edición de Dreamhack Valencia pudimos conversar con Leo Ibáñez, uno de los encargados de que el Circuito Tormenta funcione adecuadamente en su primera edición. Leo viene de Latinoamérica, fue uno de los miembros de Riot que impulsaron desde las dos regiones y que se acabó estableciendo en Chile para impulsar el competitivo de la Copa Latinoamérica Sur. Para Leo, el salto fue muy drástico, pero sobre todo se le vio motivado con esta nueva aventura.

En una entrevista informal y directa, el objetivo fue dar a entender a la comunidad qué es el Circuito Tormenta a un nivel de organización. Este diseño es totalmente rompedor con lo que había previamente en España y su implementación todavía es un campo de pruebas. Aun así, Leo ha podido desvelar varios interesantes detalles sobre la competición.

El circuito Tormenta ha estado hasta ahora en Barcelona con Rift Analyst Cup, en Madrid con Gamergy y ahora Valencia con DreamHack. Aun así, nunca se ha informado en especial de cada parada. Te quería preguntar, ¿qué tiene de original esta Dreamcup?

“Para empezar, estamos entiendo el formato, la filosofía de cada uno de los torneos. Para más adelante, queremos tener distintos niveles, basándonos en distintos deportes como tenis o como golf, donde se otorgan diferentes puntos en cada parada dependiendo de la experiencia que ofrecen. Este año no era justo dividirlos de forma desequilibrada porque no teníamos la experiencia de ver cómo es cada evento.

«Este año no era justo dividir los eventos de forma desequilibrada (en puntos) porque no teníamos la experiencia de ver cómo es cada evento»

También luego hay que entender cada evento, el público que asiste. Lo que hace especial a este concreto es que todo el evento sale desde la LAN. No hay una arena o escenario determinado. Rift Analyst era un escenario dedicado dentro de un evento más abierto. En Gamergy estaba rodeado de mucha competición. Aquí desarrollamos un torneo dentro de un ambiente concreto; luego, valoraremos los resultados y veremos si tuvieron los efectos adecuados».

En esta semana que entra estará el evento de Tenerife LAN Party y Gamépolis. De hecho, la competición tinerfeña también es una LAN. ¿Cómo cambia y qué se adaptará para ello?

«La Tenerife LAN Party es a otro nivel. Estoy muy ilusionado por ver cómo la desarrollan, tengo entendido que también hay un escenario para las finales. Va a ser un formato ligeramente distinto. En cuanto a Gamépolis, será un formato muy parecido a lo que fue Gamergy pero con escenario para actividades.

De nuevo, el primer año del Circuito Tormenta será relajado, veremos cómo fluye todo y en otras ediciones empezaremos a mover más piezas para normalizar el formato».

Con el ejemplo de Kamikaze, un chico que se ha presentado hasta este evento a todas las paradas del Circuito Tormenta, ¿ves posible el objetivo que marcasteis al principio de que haya gente que viaje alrededor de España a los eventos?

«Sí, era un poco la filosofía del proyecto y lo que buscábamos. Había que generar la posibilidad de que personas que jugaran online se encontraran en presencial dentro de un entorno amateur. Es mucho más flexible. A mí personalmente me costó mucho entender eso porque vengo del ambiente profesional y me tocó cambiar los hábitos.

En competiciones de Riot Games hay estudios y responsabilidades, aquí no puedo exigirle a un jugador la profesionalidad de otros ámbitos. Una vez que lo entendí me importó que vivieran la experiencia de venir al evento y ojalá recordasen después de unos años lo que hicieron en el Circuito Tormenta.

Y por otro lado, que empiecen a sentir la competición. Queremos que aquellos que lleguen a Superliga Orange o alguna competición más tarde ya hayan tenido pasos previos. Dicho esto, Circuito Tormenta no tiene ese objetivo de formar jugadores profesionales, sino empapar a los usuarios de la experiencia de jugar competitivamente».

«Quería preguntarte por la infraestructura. ¿Dónde se situaría el Circuito Tormenta en el entorno competitivo de League of Legends?»

«Nosotros creemos en una pirámide. En la cúspide tenemos LCS y los torneos internacionales, lo máximo a lo que un jugador aspira en su carrera. Abajo tendríamos las ligas nacionales como Superliga Orange a nivel nacional. Más abajo tendríamos algo semiprofesional, iniciativas como Tormenta o organizados por empresas externas pero sin la consistencia de una liga estándar. En la base estaría lo más amateur posible con acceso directo al aficionado».

Imagen realizada por Miguel Casquero

Es decir, el Circuito Tormenta está en un punto intermedio. No está vinculado a Superliga Orange pero tampoco estaría en el mismo nivel que una liga de institutos o una competición amateur de barrio.

Quiero aprovechar que vienes de Chile. ¿Cómo encajaría este sistema allí en Latinoamérica?

Si llevásemos el Circuito Tormenta allí, estaría por debajo de las ligas nacionales de LVP en Argentina, Chile, México… lo más alto sería Copa Latinoamérica Sur o Liga Latinoamérica Norte.

¿Cuál es el rol exacto que tiene Riot Games en el Circuito Tormenta?

Son tres roles: primero, toda la parte de promoción del evento. Redes sociales, interacción con los jugadores y observadores, nos aseguramos de que el evento está cubierto desde nuestros medios.

Segundo, previo al evento comprobamos el formato y nos aseguramos de que no haya nada raro en cada uno. Intentamos que las edad mínimas sean coherentes con las diferentes paradas. Cosas muy básicas este año.

«En los eventos nos aseguramos que las marcas estén bien representadas»

Tercero, el Circuito Tormenta tiene asociados tres patrocinadores: Omen, Domino’s Gaming y Intel. Nos aseguramos que estén contentos y que tengan presencia segura en el circuito. Localmente en los eventos nos aseguramos que las marcas estén bien representadas.

Damos seguimiento también de la información que gestionan los administradores del evento, para poder llevar a cabo la gestión de los puntos que se otorgan. Que nos aporten bien los nombres de invocador, los equipos. Es durísimo, porque te mandan una lista de invocadores y muchas veces no existen. Hay que buscar en las partidas y comprobarlo varias veces.

Última pregunta: estabas trabajando en Chile, gestionabas el deporte elctrónico allí y te has vuelto a Europa… ¿ya venías con la idea del Circuito Tormenta o fue algo que surgió aquí?

Me lo comentó el «Country Manager» (Alberto Guerrero) y, no te lo vas a creer pero, cuando estaba trabajando en España antes de irme a Latinoamérica ya tenía contacto con todos los eventos y estaba intentando implementar algo que le diera una liga, un hilo conductor a todos ellos. Estamos hablando de hace seis años.

Fue un proyecto que con el ancho de banda del momento estaba muy limitado. No se podía montar algo con el espectador del cliente. Era muy complejo, el servidor de juegos no funcionaba del todo bien… Cuando me lo comentó Alberto me encantó, me gusta trabajar con gente joven que se está formando. Fue una conversión bastante directa.