Sin categoría

La remontada de un histórico

KaBuM! e-Sports ya ha pasado a la historia de los mundiales por lo que le hizo a Alliance en 2014. Este grupo no se parece en nada, pero tiene el mismo objetivo.

Fotografía vía Riot Games

En las familias gallegas es muy común encontrar parientes al otro lado del charco. Argentina y Cuba son varios de los destinos más habituales y el término gallego tiene incluso una acepción peyorativa por la pobreza que abundaba en los que emigraban. Estos iban solo con el objetivo de encontrar un futuro mejor, pero se refugiaban en su propia morriña.

En algunas ocasiones, estos distantes familiares mandan dinero y viceversa para aumentar la riqueza local de ambas comunidades. Pero aun así el recuerdo sigue anclado para las generaciones más antiguas que solo tienen un atisbo de recuerdo de aquel hijo, sobrino o hermano que se fue en su día. 

KaBuM! e-Sports vive una época gloriosa en su propio país, pero para los europeos y norteamericanos nada de lo que hagan allí será comparable al KaBuMazo que realizaron a Alliance en el Campeonato Mundial 2014. Por mucho que pasen los años, la actuación brasileña más icónica en un torneo internacional se sigue viendo en una sola victoria y cinco derrotas, a pesar de que otros lo han hecho mejor. Entre el recuerdo y la realidad existen pocas coincidencias. 

En la fe está la magia

Fotografía vía Riot Games

A principios de 2017, en el verano brasileño se sucedió una tragedia. KaBuM! e-Sports, una de las organizaciones históricas del país más importantes, descendió de la CBLoL y se encontró forzada a competir en una segunda división. Durante varios años Brasil tuvo diferentes campeones con un aumento constante de la popularidad del juego en la región, lo que supuso un incremento del apoyo hacia jugadores concretos como Felipe «brTT» Gonçalves y Gabriel «Revolta» Henud.

Luccas «Zantins» Zanqueta, Marcelo «Riyev» Carrara y Alexandre «TitaN» Lima continuaron con el conjunto en su intento por volver a la máxima competición, aunque el prometedor tirador jugó en medio en sus únicos partidos en CBLoL. A pesar de la desgracia, el proyecto siguió apostando por el mismo eje de jugadores.

En el circuito «challenger» brasileño, KaBuM! consiguió la épica muy rápidamente. Arrasó en la competición e incluso tras formalizar su ascenso consiguió llevarse a dos de los mejores jugadores del apertura de Operation Kino, uno de los cuales seguía en la organización, para seguir compitiendo en la CBLoL. Matheus «dyNquedo» Rossini y Filipe «Ranger» Brombilla formaron el quinteto que todavía sigue hoy en día.

Fotografía vía Riot Games

Para el comienzo de 2018, nadie esperaba que KaBuM! hiciera un buen papel. Aunque Ranger había conseguido un poco de experiencia con ProGaming y Zantins llevaba compitiendo desde 2014, era un grupo de novatos en el que TitaN era el que más expectación que generaba. El impacto de lo que sucedió en la primera temporada fue algo parecido a lo que realizó en su día Unicorns of Love en Europa.

Pero con el aliciente de que además consiguió coronarse con el título brasileño. KaBuM! e-Sports fue una total revolución en verano y de cara a invierno tenía la difícil tarea de reválidar título. En otras regiones no es tan poco habitual, pero el inestable circuito brasileño plagado de jugadores experimentados complica esta tarea.

KaBuM! e-Sports lo ha conseguido, a pesar de un mal inicio de temporada. Hasta el Rift Rivals contra el resto de regiones latinoamericanas, el cual lo reforzó mucho, llegaron a jugar con un apoyo diferente en Willyan «Wos» Bonpam. KaBuM! e-Sports ha iniciado una era y ahora cuenta con la lección aprendida del Mid-Season Invitational, pero aun así no tiene pinta de que sea suficiente.

Ausencia de egoísmos

Fotografía vía Riot Games

KaBuM! e-Sports es la definición clara de equipo. Aunque varios jugadores tienen puntos fuertes y aspectos interesantes, la razón por la que ganan a su competencia en Brasil es por ser mejor colectivamente. El estilo de juego no se basa para nada en fuerza bruta y sacar prioridad de ninguna calle, sino en conseguir ventajas de cada pequeña escaramuza.

Cuando se acerca el minuto 20, KaBuM! tiende a juntarse y buscar peleas cerca de un objetivo. Nunca lucha de forma aislada, siempre con la perspectiva de poder tomar una torre, dragón o Baron Nashor a posteriori. Su visión es bastante decente para el contexto de la región y puede ganar partidas con un buen uso del Heraldo de la Grieta.

Sin embargo, este estilo tiene la consecuencia negativa de que mecánicamente cometen demasiados despistes en asignación de líneas. Incluso los dos mejores jugadores, dyNquedo y TitaN, tienen numerosos fallos de posicionamiento cuando se pelean que pueden parecer hasta suicidas. La combinación de Zantins y Ranger a veces compensa este hecho, como lo consiguieron con Urgot en la segunda partida de la serie frente a Flamengo e-Sports.

Fotografía vía Riot Games

A los miembros de KaBuM! se les nota cohesionados y unidos, con coherencia en sus jugadas. A lo largo de la final también sorprendió la combinación de la Falange Imperial (R) de Azir con la E de Poppy para poder realizar cazadas en la calle central. A lo largo de la temporada ha habido muchísimas adaptaciones pequeñas preparadas que les han ganado partidas.

Un ejemplo está en el Rift Rivals. Zantins es un jugador conocido por no jugar tanques, pero en ese torneo sacó a Dr. Mundo y fue demoledor en la calle superior. KaBuM! e-Sports sabrá rendir bien en el parche del mundial y quizás llegue adelantado en ese sentido con respecto a otros equipos de regiones minoritarias.

Lo que asusta más es la falta de alguien desequilibrante de verdad. Aunque TitaN sigue siendo prometedor (a pesar de sus fallos), en general no es un equipo tan potente mecánicamente. Otros jugadores brasileños les superan en facetas de habilidad y eso puede pasar mucha factura frente a los mejores jugadores de SuperMassive, Gambit Gaming y Cloud9 entre otros. ¿Podrá ganar el equipo al individuo?

No todas las mejoras son visibles

Fotografía vía Riot Games

Esta estrella es el mayor desconocido del equipo y la única adquisición que se realizó desde el Mid-Season Invitational. Lee «Hiro» Woo-suk fue jugador de KT Rolster Arrows en 2013 y NaJin e-mFire en 2012, pero es sobre todo famoso por realizar la hazaña de llevar a un recién ascendido como Qiao Gu Reapers de la LoL Secondary Pro League a la final de la LoL Pro League en 2015 como entrenador.

Después de varios años en China, KaBuM! e-Sports ha apostado por él para el clausura en su única experiencia occidental hasta la fecha. Se le pone como estrella porque KaBuM! e-Sports comenzó muy mal esta temporada pero poco a poco fue mejorando y sobre todo ha sido desde el plantel táctico. Para ser un equipo de una liga minoritaria, KaBuM! tiene una forma de jugar mucho más coordinada y equilibrada de lo habitual.

Qiao Gu jugaba en su momento abusando del factor de que nadie era la clara voz cantante sobre la Grieta del Invocador, aunque el jungla y el tirador sí tenían más recursos. En este KaBuM! e-Sports sucede algo parecido con TitaN y Ranger, aunque hay que admitir que dyNquedo también puede ser un jugador desequilibrante y, de escoger una estrella de entre los cinco jugadores, él sería el candidato más importante.

Objetivo: marcar una época

Fotografía vía Riot Games

TitaN, cada vez que hace una jugada favorable, se levanta de la silla y se da golpes en el pecho orgullos de lo que acaba de realizar. Si puede insultar amablemente (sí, insultar amablemente) y demostrar que acaba de superar al rival, lo hará mirándolo fijamente. El tirador recuerda más que nunca a la escena de Call of Duty española.

Porque este conjunto es un equipo de garra y pasión por encima de todo. Ninguno es más importante por encima del resto y nadie busca destacar si no es en beneficio del colectivo. Falta todavía por hacerse el sorteo del Campeonato Mundial, el cual se realizará mañana, pero el espectáculo ya está servido.

Por ello, es muy díficil ver a este KaBuM! e-Sports pasando de grupos. Pero si son capaces de trasladar su estilo de juego y fuerza al Campeonato Mundial, se podrían convertir en un equipo querido por la afición. Son divertidos de ver y sus jugadores bastante carismáticos. Tampoco son malos, que no se entienda mal, pero la competencia es feroz.