8 mayo 2018 - 15:28

Una humillación nacional: SuperMassive eSports

El equipo turco no solo rindió por debajo de su esperado, sino que no tuvo ningún respeto hacia su contrincante
Dot Esports Español Editor-in-Chief
preview
Fotografía por M. Konkol vía Riot Games

En la historia de League of Legends, numerosas organizaciones han tenido mucho éxito en una fase regular pero luego han bajado el pistón cuando realmente importaba: los playoffs. El histórico que viene a la cabeza al respecto es H2K, pero también es fácil recordar a Team Liquid hasta este año o la decepción de Invictus Gaming en las recientes semifinales de primavera de la LoL Pro League.

Sin embargo, SuperMassive eSports no parecía que iba a ser ese equipo. Los turcos llegaban pletóricos tras arrasar en su propio país y en el de su compañero de camaradería, Alemania. Japoneses, brasileños y australianos no habían podido hacer nada frente a la apisonadora de Anatolia. Con un juego coordinado e inteligente a pesar de la mala competencia, SuperMassive era favorito contra los vietnamitas de EVOS Esports.

Como suele ser común en Occidente, cuando se presenta una región asiática que no sea Corea el desconocimiento es protagonista. Los pseudoanalistas internacionales deciden o ignorar la región y dar por perdido cualquier atisbo de investigación o quedarse en la superficie y no profundizar. Lógico, no penalizable, pues la falta de tiempo y la gran cantidad de trabajo castiga a muchos que quieren hacer bien las cosas.

Lo que no es aceptable es lo que sucedió hoy. Que un comentarista, escritor o tertuliano se equivoque en sus argumentos es lo más habitual del mundo. El objetivo es generar expectación, a pesar de que muchos no saben cruzar la línea de la realidad y buscan tener siempre la razón. ¡Pero SuperMassive eSports se enfrentaba a su rival en la Grieta del Invocador! O eso parecía al empezar la serie, porque en los dos primeros minutos ya se sabía que no tenían ni idea de quién era su contrincante.

Fotografía por M. Konkol vía Riot Games

A nivel personal, no suelo ser partidario de mirar la selección de campeones como baremo principal para juzgar a un equipo. Pero creo que en esta ocasión es importante notificar que SuperMassive no sabía lo que jugaba el rival... y si lo sabía no tenía respuesta o iban tan de sobrados que les dio un poco igual. ¿Cómo es posible que pasen desapercibidos Azir y Taric, los dos campeones que más éxito han dado a los vietnamitas? No hace falta ver las partidas del rival, solo contabilizar la cantidad de veces que se han usado y su éxito para saber que son una prioridad. Por no hablar de la Camille y el Ezreal, los cuales son más situacionales y se pueden justificar en cierta manera.

Se podría decir que fue una primera partida de prueba, que el objetivo era comprobar cómo luchar contra el enemigo cuando este tiene sus mejores cartas. Este argumento cae por su propio peso en las siguientes contiendas. En la final contra Gigabyte Marines y en la fase de grupos, EVO Esports demostró que Cassiopeia era una genial alternativa cuando Azir estaba bloqueado y querían destinar recursos en la calle central... Algo que fue una genial respuesta contra el Vladimir de Lee "GBM" Chang-seok, al ser el campeón del coreano un problema para los vietnamitas en toda la serie.

El segundo punto a tratar aquí es composicional. A lo largo del Mid-Season Invitational se ha podido ver un SuperMassive muy codicioso al seleccionar Gangplank para Asım Cihat "fabFabulous" Karakaya y no buscar una línea frontal fuerte en otras calles pero sí abusar de las habilidades globales. La primera partida se perdió exclusivamente porque las escaramuzas absurdas de EVOS Esports tuvieron éxito con un campeón tan frágil en los primeros compases.

Alguno podrá decir que tenían pensado responder en otro lado, pero en esa ocasión la ejecución hubiera cambiado mucho si se tiene un Maokai, Shen u Ornn como sí mostraron los turcos en los siguientes encuentros. Si vas a dejar descuidada la calle superior, mira antes si el rival juega hacia esa línea. «Plot Twist»: sí, lo hace. Y muy a menudo, porque su jungla Nguyễn Lê "YiJin" Hải Đăng es más inestable que Liu "Mlxg" Shi-Yu en sus peores momentos.

Fotografía por M. Konkol vía Riot Games

Los jugadores individuales de SuperMassive no estuvieron realmente mal. GBM tuvo buenos flanqueos con Vladimir y No "SnowFlower" Hoi-jong tuvo detalles de calidad tanto con Tahm Kench como con Lulu. El problema reside precisamente en eso: ¿por qué SuperMassive plantea un juego en el que sus jugadores individuales brillan después de una primera partida en la que has podido observar cómo te comes al rival en macrojuego?

Uno de los ejemplos más claros fue en la cuarta partida. La Ashe de Nguyễn "Slay" Ngọc Hùng consigue tirar la torre de inhibidor en un empuje dividido que empieza casi en la segunda torre exterior de la calle superior mientras su equipo pierde un cuatro contra cinco en la parte inferior. ¿Cómo se ha llegado a un punto en el que los turcos salen perdiendo de una jugada claramente favorable? ¿Por qué SuperMassive opta por un juego basado en escaramuzas y hace creer que la asignación de líneas en la que un tirador va a la calle superior solo es una buena opción?

Por último, porque podríamos escribir la Biblia con los errores del conjunto turco, he de comentar una cosa: errar es muy habitual y aprender de ello una obligación. El problema es que no es la primera vez: ya es la segunda ocasión en la que SuperMassive pierde contra un equipo vietnamita con las mismas anomalías, el año pasado frente a Gigabyte Marines. Por lo que os pido, lectores, que nunca hagáis tal insulto a vuestra competencia como lo hizo SuperMassive hoy.

Next Article