Sin categoría

En la última cena no todo son buenas noticias

Se acabó: la Superliga Orange finaliza su fase regular entre hoy y mañana con solo por decidir quién caerá en manos de Movistar Riders

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Desde el plano competitivo, Superliga Orange finalizó casi todas sus misiones secundarias hace dos semanas. Aunque todavía se tenía que decidir quién de tres posibles equipos se enfrentaría a Movistar Riders en semifinales, de los cuales solo quedan dos posibilidades (ninjas y leones) ahora mismo tras la victoria de Vodafone Giants sobre MAD Lions, la competición española había perdido emoción sobre la grieta.

Pero en estas situaciones en las que el destino está definido por mucho que los actores quieran cambiarlo, sale la lucha por el largo plazo. Esta semana es la última de trabajo para cuatro organizaciones que tendrán que esperar, si no hay ningún torneo de por medio de pretemporada, hasta casi cinco meses para volver a competir. En esa época nadie se acordará de ti si no has dejado una buena imagen por el camino pasado.

Eso mismo están buscando tan ansiosamente los jugadores de Dragons E.C. A pesar de que son colistas sin ningún tipo de aspiración desde hace varias jornadas, ganaron su primera victoria contra ASUS ROG Army la semana pasada e irónicamente hay otro equipo mucho mejor posicionado que ya ha dado por perdido su proyecto: el propio ASUS. En el día de la negación, no todo son traiciones.

El mismo mensaje, diferente emisor

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Sin duda, los dos equipos que más se han tomado a pecho lo de dejar una buena imagen son Dragons E.C. y eMonkeyz Club. Ambos clubes sabían que sus objetivos estaban muy complicados por su propia desdicha, pero nunca bajaron los brazos y han conseguido victorias inesperadas que subirá de seguro la perspectiva de la comunidad sobre ellos.

No hay nada en juego entre ellos en el primer duelo de la semana, pero monos y dragones tienen en sus manos una última oportunidad para mandar un mensaje a sus directivos: valemos mucho la pena. Una victoria de Dragons E.C. contra un eMonkeyz Club lleno de moral podría suponer una demostración de que, individualmente y bajo la creencia de muchos, los jugadores están de sobra al nivel.

Lo que los diferencia, no obstante, es la forma de cambiar su imagen. Desde Dragons E.C. fue un cambio mudo después de la llegada de Energy mientras que los monos han preferido difundir a los cuatro vientos que se creen mejores que varios equipos clasificados a playoffs tras, especialmente, su victoria contra KIYF. Como le gustaría decir a Miguel «Hero» Fernández, jungla de los dragones: mientras que unos hablan, otros trabajan. 

FracASUS y DesMADre

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Sí, que el ladillo de esta sección no es precisamente una exhibición de humor refinado lo sabe hasta Matías Prats, pero de alguna manera hay que definir la temporada de ambos equipos. Mientras que en la anterior sección sí se han visto dos equipos cuya confianza ha crecido en los últimos tiempos, estos dos están en el pozo más profundo que pueda existir.

Unos, porque sin nada por lo que luchar parecen un equipo del Circuito Tormenta. Y sin faltar al respeto de estos segundos, sino siendo realistas sobre el nivel mostrado en sus últimas partidas. ASUS ROG Army está en un fin de ciclo muy marcado en el que su mejor resultado ha sido muy inferior a aquel grupo de creadores de contenido que maravilló España con una final y un campeonato de forma consecutiva.

Otros, porque se esperaba de ellos un dominio con algún pequeño titubeo y ha sido precisamente lo contrario: mucha duda y de vez en cuando una victoria. Lo han tenido en sus manos en muchas ocasiones y no han dependido de terceros y aun así han fracasado. Ahora dependen de su potencial rival, Movistar Riders, para ver si se enfrentarán a ellos en los estudios de Barcelona o, con muchísima fortuna, en Bilbao. 

Pase lo que pase, con una sonrisa

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Vodafone Giants por fin respira tranquilo tras jornadas de incertidumbre. Y exhala bien, muy bien, por que su victoria contundente la semana pasada contra un futuro posible rival en semifinales les hace pensar que tienen el mundo en sus manos. Penguins, por otro lado, lleva de fiesta varias semanas y se lo está pasando bien a base a arruinar las vidas de otros.

El futuro es prometedor para un grupo de jóvenes promesas europeas. Iván «Razork» Martín se muestra precavido y no cree que la victoria contra los leones sea tan contundente como parece, pero sí es cierto que no hay motivos para pensar en algo más. A pesar de perder hace escasas semanas contra Movistar Riders, a día de hoy es el único equipo con perspectivas de poder arrebatarles un título que ya parece tener un solo color: el azul.

Los pingüinos son blanco y negros y cualquier cosa que sea en color es motivo de desconfianza. Esto se puede aplicar tanto a la cantidad de derrotas esta temporada como a su actitud sobre la Grieta del Invocador. O damos la campanada, o fracasamos estrepitosamente. La falta de término medio es el castigo de muchos, pero en este caso ya es casi una bendición. 

Los ninjas fueron mercenarios, pero estos parecen hermanitas de la caridad

Fotografía por H. Amorós vía LVP

Se dice que si pudieras doblar a la mitad un folio de 0.02 centímetros de grosor 38 veces darías la vuelta al mundo casi dos veces. Esto es demostrable con un simple cálculo de elevar 2 tantas veces como dobleces, pero el récord mundial está en solo 14 veces. Vamos, simple matemática que si no crees puedes comprobar en este vídeo

Por suerte para todo el mundo, aunque lo anterior parezca inverosímil a pesar de su veracidad, la Superliga Orange está llena de casos en las que las matemáticas no aplican y las predicciones no sirven para nada. ¿Que KIYF se está jugando el todo por el todo para evitar a Movistar Riders hasta la final? Pues perdamos contra eMonkeyz Club.

En consecuencia, toma castigo: toda una declaraciones de intenciones. En las manos de los ninjas está su propia ironía: si ganan, no se enfrentarán a Movistar Riders de momento por lo que su propia victoria no será tan definitoria y además tendrán que vencer a su némesis, Vodafone Giants. Si pierden contra un equipo que no se juega nada, KIYF tendrá la motivación por los suelos para encarar sus playoffs en Barcelona. Hagan lo que hagan, saldrán perdiendo.