Sin categoría

¿El rework de Akali fue un fracaso?

La Asesina Furtiva ha estado aterrorizando la cola en solitario y el juego profesional.

Imagen vía Riot Games

Han pasado dos años desde el rework de Akali. Ha sido problemática desde entonces por varias razones: escalas poderosas, un kit sobrecargado, sin debilidades flagrantes. Incluso antes de que se lanzara, los profesionales de League of Legends previeron los problemas que surgirían con su rework.

El diseñador de Riot Games, Bradford «CertainlyT» Wenban recibió muchas críticas por este rework. Generó mucha frustración en la comunidad porque la campeona estaba tan desbalanceada que era casi imposible jugar un campeón inmóvil en contra de ella.

CertainlyT fue el responsable de varios diseños de campeones que la comunidad despreció, como los de Yasuo, Kalista, Zoe y Aphelios. Cuando la comunidad descubrió que él estaría a cargo del rework de Akali, la respuesta inicial fue bastante negativa. ¿Qué fue lo qué salió mal?

Problemas con la antigua Akali

La versión anterior de Akali tenía un kit mucho más simple con una Q dirigida, un manto que los centinelas rosados podían revelar, un hechizo de área a melee para limpiar oleadas y una R teledirigida. Debido a la sencillez del kit, lo único que la diferenciaba de un jugador a otro eran sus estadísticas. No exigía mucha habilidad el poner el cursor sobre tu objetivo, apretar Q, luego R para saltarle a la cabeza y repetir los dos botones hasta que uno muriera.

Rara vez fue un pick meta, y como resultado, su porcentaje de victorias nunca fue elevado debido a la sencillez de su kit.

Problemas con el rework

El parche v8.15, que se lanzó hace dos años, presentó la nueva versión de Akali. Trajo a una Akali mucho más sobrecargada que la versión actual del parche 10.3. Su nuevo kit eliminó algunas debilidades que tenía y agregó una clara demostración de habilidad. Pero además, agregó una mecánica inoportuna para LoL: sigilo «verdadero».

Los cambios a continuación se volvieron más problemáticos con el tiempo. Se eliminaron muchas mecánicas del rework cuando la campeona adquirió el estado de pick o ban tanto en solitario como en juego profesional.

  • La Q de alcance, que generaba mucho daño, también tenía una cura y podía oneshotear súbditos cuando se subía al máximo en el rango cinco.
  • Sigilo «verdadero», que le permitía a Akali divear campeones bajo torre sin penalización al usar el manto y maniobrar entrando y saliendo para extender la duración de esta mecánica de sigilo «verdadero».
  • Una movilidad demencial gracias a la nueva E (Maniobra de Shuriken) y, por último, tres desplazamientos que no requerían un objetivo y podían atravesar muros.
  • Un breve aturdimiento en la definitiva, que junto con la ralentización de su Q la hicieron difícil de manejar durante la fase de carriles y las peleas en equipo.

Con el tiempo, se eliminaron muchas mecánicas, como la curación en Q, el sigilo «verdadero» de W, el aturdimiento micro en R1 y el «objetivo libre» de R1 porque Riot se percató de que la campeona estaba sobrecargada de mecánicas.

Juego competitivo

Akali tuvo el estatus de pick o ban durante muchos parches, pero en la actual temporada 2020 todavía no ha sido jugada en una partida del LCS o el LEC. De las 20 partidas en cada región, ha sido baneada en cada una de ellas.

La razón principal es que invalida a los campeones inmóviles con sus desplazamientos, lo que es especialmente importante contra los tiradores. Incluso después de varios nerfeos y la eliminación de la mecánica, ha sido problemática desde su rework.

Un campeón debe tener fortalezas y debilidades claramente definidas para equilibrarlas. CertainlyT fue más allá con el rework de Akali y le dio herramientas que antes no existían, como el «verdadero sigilo», que le permitió evitar el aggro de la torre y divear campeones enemigos sin problemas. La cantidad de herramientas que recibió Akali fueron muy aprovechadas por jugadores profesionales al fijar dives tempranas con un jungla y manejar el aggro de la torre para asegurar asesinatos fáciles. Su demencial movilidad hasta el día de hoy sigue siendo un gran problema, incluso después de que se eliminaran muchas mecánicas, como el «sigilo verdadero», el micro aturdimiento y el daño de las habilidades que se nerfearon.

Soluciones posibles

Si bien la versión anterior de Akali estaba lejos de ser perfecta, tenía debilidades visibles. No podía matar equipos enteros con un par de lanzamientos de Q, no podía evitar libremente gankeos con sus habilidades de «objetivo libre», y podía ser revelada por centinelas rosados.

Si bien Riot mantiene su filosofía, a veces vuelve a la mesa de dibujo y modifica a sus campeones. Los recientes ejemplos de Rengar y Le’Blanc demuestran que Riot no mantiene tercamente el rework de un campeón si este es problemático.

Akali necesita tener debilidades visibles. Debería ser revelada por los centinelas rosados como sucedía en su versión anterior. Su E también debe tener un alcance de «retroceso» más bajo para hacerla pasible de gankeos durante la fase de carriles. Si bien el nerfeo reciente al costo de energía de su Q y el hacer que R1 sea un lanzamiento de habilidad a un objetivo específico la hará un poco más manejable, necesita una revisión para equilibrarse tanto para el juego profesional como para la cola en solitario. Un buen comienzo sería volver a su antiguo kit y adaptarla desde ahí. Si bien su antiguo kit podía parecer insulso y carente de expresión de habilidad, era mucho más equilibrado y tenía fortalezas y debilidades claramente definidas.

El futuro de Akali

Riot procura cambiar a Akali de manera constante ajustando los números de daño, eliminando mecánicas o cambiando sus tiempos de enfriamiento. Estos cambios parecen poner a Akali en un estado que no se puede jugar o en un estado de pick o baneo, en el que ha estado en el último parche tanto en el juego competitivo como en solitario.

Si Riot no quiere que la campeona siga siendo problemática, la compañía debería retornar al punto en el que Akali se consideraba saludable (previo al rework) y comenzar desde allí.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Cristian Lupasco el 6 de febrero de 2020.