Sin categoría

El reinado de Corea en League of Legends ha terminado

Por segundo año consecutivo, no habrá equipos coreanos en la final de Worlds. ¿Qué ha pasado?

Madrid, Spain - November 3: --- during Worlds 2019 Semifinals at Palacio Vistalegre on November 3, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Colin Young-Wolff/Riot Games)

El 3 de noviembre, lo que una vez fue impensable sucedió por segundo año consecutivo. La victoria de G2 a SK Telecom T1 en las semifinales de Worlds no fue enteramente impredecible – de hecho, G2 hiozo lo mismo en MSI este mismo año. Es el estado y la fuerza de cada región lo que es tan alarmante.

En vez de enfrentarse a otro equipo de la LCK, G2 se enfrentará a uno de LPL, FunPlus Phoenix. Desde 2012 y hasta 2017, la final siempre se ha compuesto de al menos un equipo coreano – normalmente de dos. Sin embargo, en los últimos dos años ningún equipo coreano ha pasado de semifinales.

Ahora sí que está claro que el reinado de Corea en el LOL ha terminado, pero esto también demuestra un cambio importante que ha estado sucediendo en los esports desde hace un tiempo.

Gana la retrospectiva

Kt’s storied history is filled with far more tragedy than triumph.

Todos quedamos en shock cuando en Worlds 2018 el último equipo coreano quedó eliminado. Primero, Gen.G, los campeones defendiendo su título, fueron eliminados de grupos – la primera vez para un equipo coreano. Después, Afreeca Freecs perdieron contra Cloud9 en los cuartos de final, también por primera vez, ya que ningún equipo coreano habíua sido derrotado por uno norteamericano en un partido best-of. La derrota de KT Rolster frente a Invictus Gaming fue menos sorprendente, pero aún así, que no hubiese llegado a semifinales ningún equipo coreano era algo completamente impredecible.

Entonces es cuando entra el debate en retrospectiva. Nadie tomó a Afreeca Freecs en serio el año pasado – tuvimos que esperar a un push en playoffs para que se ganasen ese tercer puesto detrás de KT. En cuanto a KT, toda su historia consiste en fracasos cuando se trata de títulos importantes. Aquellos que conozcan su historia habrán visto sus actuaciones de Worlds esperando siempre lo peor.

Entonces llegaron Gen.G, listos para la batalla. Mostraros unas actuaciones admirables en los momentos en los que más necesitaban hacerlo, pero también daban la impresión de ser los restos del equipo que había ganado Worlds. Tres años seguidos de runs largos para ser calificados les habían terminado de derrotar, y el júbilo de haber ganado por primera vez no podían recuperarlo. Cuando se tambalearon en la fase de grupos, no parecían en absoluto los campeones de 2017.

Debilidades claras

SKT eran los favoritos, pero nunca fueron inevitables.

Todo debía ser diferente este año. En primer lugar, teníamos a SKT, los campeones de tres mundiales, de vuelta en el torneo. Cuando hablamos del dominio de Corea en Worlds, realmente hablamos del dominio de SKT. Estaban jugando a un nivel increíblemente alto, y parecía que solo un equipo – G2 – podría ponerles freno. Es posible que eso aún sea posible, y que la semifinal que hayamos visto este pasado fin de semana se trate en realidad de la final, como vimos el año pasado entre KT y IG, o SKT vs ROX en 2016.

Los dos equipos más jóvenes, Griffin y Damwon, se merecieron su lugar en Worlds este año. No como Afreeca, Griffin ha estado dominando al resto de los equipos durante los últimos tres splits de la LCK, y Damwon han estado jugando a un nivel más alto incluso al final de la temporada. Esto no era un Gen.G quemado.

Sin embargo, una vez más, la retrospectiva gana. El management extraño de Griffin y los dramas de coaching les dieron un golpe estropeando su experiencia en Worlds, pero tenían problemas más importantes que son los que trajeron consigo de la LCK – como unos drafts malos que se ejecutaron con una visión muy limitada.

Damwon se absolvió mejor que G2, pero de nuevo, la serie mostró problemas que llevaban teniendo en lo que llevamos de año. Damwon ha justificado durante mucho tiempo las debilidades en la botlane y la inconsistencia en jungla con un nivel increíble de skill en solo lane, lo cual demostró ser completamente ineficiente contra un G2 que puede ganar con cualquier estilo de juego mientras castigaba a Damwon por su codicia.

En compraración, los problemas de SKT eran más difíciles de identificar, pero ahí estaban. Al principio, algunos de sus problemas con cerrar una partida contra RNG o Fnatic puede atribuirse a que el equipo intentaba ganar de formas diferentes, y con demasiada cautela. Pero esperabamos que esos problemas se solucionarían a lo largo de playoffs – lo cual habría sido típico en SKT.

En vez de eso, y contra un oponente más fuerte en G2, se doblaron. Los misplays que arreglaron durante la fase de grupos se convirtieron en victorias para G2. Después de conseguir el segundo puesto en su grupo, parece que G2 es el que está consiguiendo el buff de Worlds esta vez.

La pregunta que aún queda por contestar es: ¿Pueden volver a renacer estos equipos coreanos?

Una cuestión de tiempo

G2, como SKT, puede convertirse en una dinastía.

Esa pregunta tiene dos respuestas. La sencilla es, por supuesto. SKT, Griffin, y Damwon no son equipos malos. Uno puede imaginar un mundo en el que el sorteo de playoffs es distinto, y cualquiera de ellos podría haber llegado a la final. Y no temáis – esta no es la situación de Norteamérica. Europa y China están liderando ahora, pero un equipo coreano volverá a ganar Worlds, probablemente más pronto que tarde.

Pero hay una pregunta más profunda que esa. Ganar Worlds es una cosa – lo que realmente queremos saber es si Corea volverá a dominar realmente como lo hizo desde 2012 a 2017. Y la respuesta es un ‘no’ fuerte, claro, y retumbante.

Estos no son los días de Starcraft en los que los coreanos eran los reyes durante más de una década. Los esports ya no son así de regionales. Ha cambiado, a mejor, y no hay mejor ejemplo que aquel de los mismísimos asesinos de coreanos, G2.

El hecho de que g2 sea un buen equipo no es sorprendente. Es que este año, lo han hecho con un roster exclusivamente europeo. De hecho, de todos los representantes europeos de LEC, no hay ni un solo jugador de otra región. China sigue apostando por sus laners coreanos, pero este año, el mejor jugador de los tres equipos chinos en Worlds era un jugador de casa.

El aviso es que, como SKT en su mejor momento, G2 representa una combinación rara de jugadores inmejorables – esa combinación de talento tan alto no es lo típico. El posible que el reinado de la LEC les pertenezca solo a ellos, igual que la dinastía coreana era mayoritariamente de SKT. Pero eso es lo importante: Las regiones no ganan Worlds. Lo hacen los equipos.

Y, ¿ahora qué?

China’s time will come—or maybe it already has.

Ha quedado claro que los mejores equipos del mundo son buenos por como juegan, y no por la proveniencia de sus jugadores. Las banderas de los jugadores en sus perfiles de Gamepedia ya no determina quien es bueno y quien no lo es. No puedes sencillamente rankear equipos basándote en cuantos coreanos tienen en el roster.

Esto es bueno para el juego competitivo. Hace que Worlds sea más emocionante, y eventualmente, será bueno también para Corea. Los equipos de LCK han sido históricamente incomprendidos por los analistas y los casters en los torneos internacionales, lo cual devalúa la competición en esa región. Ahora, la gente tendrá que ver la LCK – y realmente, todas las regiones – y pensar bien sobre la calidad del producto que están consumiendo.

Este tipo de desarrollo siempre ha sido inevitable. Es un sencillo problema de matemáticas: Europa tiene tantos jugadores de LOL como Corea. La pregunta real es si China despertará para convertirse en un monstruo con la base de jugadores más grande del mercado. Es curioso que hayan tardado tanto.

Entonces, no, Corea del Sur ya no es la mejor región del LOL. Su dominio de 2012 a 2017 fue increible por su rareza, y su historial de dominar los esports desde su principio también está a punto de terminarse.

Todas las fotos via Riot Games.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Xing Li el 4 de noviembre de 2019.