Sin categoría

El desmoronamiento de Griffin y el final de una era para el League of Legends profesional

Cuando estaban en lo más alto, Griffin representaba lo mejor del mundo. Sin embargo, bajo ese éxito, eran el ejemplo perfecto de un equipo turbio de League of Legends profesional.

Mientras los miembros de Griffin rodeaban a Lee ‘Tarzan’ Seung-yong, al joven jungla de 20 años le costaba contener las lágrimas. Los últimos dos días del torneo de promoción de la LCK fueron de los peores para el equipo coreano. Pocos parecieron sentirlo tanto como Tarzan, uno de los primeros veteranos del equipo. Mientras recogía sus pertenencias para salir del escenario, parecía que Tarzan se estaba dando cuenta de que había terminado todo.

Había estado con Griffin prácticamente desde sus comienzos, llevando al equipo a la cima y convirtiéndolo en uno de los equipos más dominantes de League of Legends en Corea del Sur, culminando en un run de Worlds que terminó en cuartos de final. Pero ahora, menos de seis meses después, Tarzan se encuentra derrotado sobre el escenario de la LCK tras perder la partida más importante de toda su carrera. Con esta derrota frente a SANDBOX Gaming, Griffin ya no podría competir en la LCK.

Griffin representó una nueva era del League of Legends coreano, una banda de cinco miembros, un equipo lleno de talento joven buscando devolverle a la región su vieja gloria. Sobre el escenario, Griffin brillaba tanto como lo hizo SK Telecom T1, el equipo de más éxito en la historia del League of Legends profesional.

Sin embargo, bajo el éxito de Griffin, la organización empresarial del club se despedazó – y no tardó mucho en hacerse público. El 5 de enero, Griffin cerró sus puertas, apenas un año después de su aventura con el campeonato del mundo. La caída de la organización fue tan rápida como su ascenso a la cima, y sucedió por culpa de una mezcla tóxica de mala administración y manipulación que sacudió al equipo coreano de esports y su cultura hasta la médula.

Esta es la historia de cómo Griffin se colapsó

Griffin salió de un equipo amateur conocido como NOT BAD, que un mes después se juntó con el ex-head coach de el equipo CJ Entus de StarCraft: Brood War, Cho Gyu-nam, y cambió su nombre. Cho ayudó a financiar el equipo y se convertiría en el ejecutivo más importante de la organización. Sin embargo, su experiencia en montar una organización entera, era cuestionable.

Durante gran parte de 2017, el equipo era uno de los peores de la liga Korean Challenger, pero su momento de oro llegó durante el KeSPA Cup de ese mismo año. El roster relativamente desconocido se llevó una serie de victorias frente a un equipo pro, Afreeca Freecs, y demostró su valía en otro enfrentamiento, esta vez contra los gigantes de SK Telecom T1.

El logro de la KeSPA Cup le dio al equipo notoriedad, y todo ello llevó a un ascenso rápido a la Challenger Series el año siguiente. Como era de esperar, el equipo se calificó para la LCK en abril de 2018 y rápidamente se convirtió en una amenaza para los mejores de la liga. Tras 18 meses de calificarse para la LCK ese mes de abril, Griffin se calificó para el campeonato del mundo Worlds y entró al torneo como uno de los favoritos para ganar la Copa del Invocador.


Sin embargo, las grietas empezaron a mostrarse en el caparazón exterior perfecto de Griffin. El joven equipo no tenía estructura empresarial alguna, y el equilibrio de poderes en la organización se inclinaba más hacia Cho y el coach Kim ‘cvMax’ Dae-ho. Los dos crearon un ambiente de equipo dominado por el miedo, unas tácticas de gerencia agresivas, y amenazas directas para controlar a los jugadores.

Todo se empezó a desmoronar cuando Cho despidió a cvMax justo antes de Worlds 2019 y los dos dejaron ver sus problemas públicamente. En una serie de livestreams a lo largo de Worlds, cvMax desveló la cultura complicada de Griffin, y la relación tóxica entre él y Cho.

Hubo un momento, según cuenta cvMax, que Cho amenazó e intimidó a un menor – Seo ‘Kanavi’ Jin-hyeok – hasta que firmó un contrato de préstamo injusto y explotador.

Pero poco después de que cvMax desvelase los problemas de Griffin en su alegato, varios jugadores de Griffin se unieron a defender a Cho. Dijeron que cvMax había abusado de ellos. Tres jugadores de Griffin – Sword, Tarzan, y Rather – y el coach Byun ‘Chaos’ Young-sub, describieron al detalle los abusos en una entrevista con Inven Global tras su salida de Worlds.

«El 9 de febrero de 2019, durnate el feedback, cvMax me cogió del cuello y me sacudió agresivamente,» dijo Sword. «Después de eso, me llamó a su habitación y me dijo, ‘No lo siento en absoluto. Te mereces todo esto. ¿Sabes lo que has hecho mal?'»

Foto de Riot Games

En respuesta a ambos alegatos, Riot y KeSPA iniciaron una investigación el 17 de octubre de 2019. La empresa madre de Griffin, Still8 – que compró la organización un año antes, en 2018 – inició su propia investigación por otro lado. Entonces, Cho dimitió el 12 de noviembre de 2019.

Griffin y Still8 fueron totalmente cooperativos en la investigación, según fuentes de Riot Games. Lo que se hizo claro durante esa investigación, sin embargo, según una fuente de Riot Games, fue cuánto poder tenía Cho. Cho se encargaba de las operaciones del día a d-ia de Griffin, sin mucha contribución de Still8 en sus decisiones. De forma similar, cvMax, él mismo un ex-jugador, tenía una vigilancia significativa y en ocasiones no controlada del equipo.

Muy pronto, el conflicto, que al principio parecía algo aislado en el mundo de los esports, llamó la atención de los abogados. Miembros de la Asamblea Nacional criticaron a Riot y a KeSPA por suspender a cvMax, llamándole informante, y tomaron cartas sobre el asunto con el gobierno para intentar responsabilizar a todos los que formasen parte del problema.

La noticia de un equipo de League of Legends que se encontró en el ojo de la tormenta con problemas sistemáticos dentro de los esports coreanos empezó a desvelarse. Griffin por fin había conseguido la notoriedad internacional que todo equipo de League of Legends anhela, y lo habían perdido todo.

Mientras continuaba el caos, los medios coreanos publicaron los contratos de los jugadores de Griffin, provocando más ira por parte del público y por parte de los abogados. Muy pronto, uno de los mejores equipos del mundo perdió a casi todos sus jugadores.

Otros equipos de la LCK y más allá le dieron a estos jugadores una segunda oportunidad después de que se liberasen del vicio de liderazgo de Griffin.

Chovy habló en algunas entrevistas de su fe en su ex-coach, y siguió a cvMax a DRX, su nuevo equipo. En el proceso, Chovy renunció a un acuerdo de tres millones de dólares por trasladarse a Estados Unidos y competir para Evil Geniuses, según fuentes. El toplaner Doran también se unió a DRX.

Casi todos los otros miembros de Griffin, exceptuando a Sword, Tarzan, Rather, y el AD carry Viper, se fueron a otros equipos. Parecía que esto sería el final de la saga Griffin – una historia que los esports coreanos probablemente preferirían descartar de sus libros de historia.

Pero no había terminado.

Aunque la visibilidad del equipo después de su relegación de la LCK en primavera de 2020 disminuyese, la organización continuó compitiendo en CHallengers Korea. Cuando se abrió el plazo de aplicaciones de franquicia para la LCK en mayo de 2020, Griffin no aplicó. Incluso si lo hubiesen hecho, según fuentes familiarizadas con el proceso, no habrían sido aceptados.

En diciembre de 2019, Sword había denunciado a cvMax, alegando que el coach le cogió del cuello y le sacudió en una situación tensa después del entrenamiento. El caso continuó a lo largo de 2020 en una serie de audiencias judiciales que fueron traducidas por Inven Global, y Sword reafirmó bajo juramento que cvMax le había atacado en febrero de 2019.

Un testigo anónimo, solo identificado como un coach, dijo en una de las audiencias que había presenciado el abuso de cvMax hacia Sword, así como comportamientos similares hacia otros jugadores. Otro testigo, esta vez un jugador, dijo que también vio a cvMax agarrar a Sword del cuello y sacudirlo, y que él mismo también había sufrido también abusos similares por parte de cvMax.

El caso aún no está cerrado, pero cvMax no ejercerá de coach esta primavera. La Comisión de Justicia en Esports Coreana, a la cual Riot acudió para revisar su investigación inicial, sugirió una suspensión de cinco meses contra él en diciembre. Mientras que la comisión dijo que la conclusión del caso no extendería o acortaría dicha suspensión, concluyó que el incidente que Sword alegó era cierto. CvMax no ejercerá de coach para DRX hasta al menos finales de 2021.

«CvMax no solo violó los derechos humanos de un jugador atacándolo y usando lenguaje violento, pero dañó la imagen de integridad y justicia que los esports deberían tener, así como sus responsabilidades de liderazgo,» le dijo la comisión a Inven en un comunicado. «La comisión ha decidido que el incidente ha tenido efectos negativos sobre la confianza del público en los esports.»

Con la LCK llegando a una nueva era, el momento de Griffin en los esports ha pasado. Su historia es esencialmente una que, en el centro de todo, es lo que convierte los esports en algo increíble – la posibilidad de que cualquiera participe – pero también ha permitido el abuso innumerables veces a lo largo de la última década.

No es la primera vez que los esports presencian una historia de poder desmesurado en las manos de managers sin experiencia. A principios de 2015, en la LCS europea, un Senior Manager de MeetYourMakers amenazó al midlaner Kori con quitarle la casa a su madre si renunciaba a su contrato. Fue un momento importante en el League of Legends profesional, porque ilustraba el poder descontrolado que ejercen los ejecutivos sobre los jovenes jugadores sin experiencia laboral o empresarial. Mientras que las franquicias a nivel mundial se han deshecho de muchos de los malos, Griffin ha demostrado que los malos comportamientos pueden no solo pasar desapercibidos en las ligas profesionales, sino también llegar a ser el mejor del mundo.

Griffin simbolizó lo mejor y lo peor de League of Legends en un momento en el cual las organizaciones dueñas se vieron regularmente financiadas por multimillonarios. El League of Legends ha crecido de sus comienzos modestos a los equipos increíbles de cinco jugadores, como ROX Tigers, Enemy, y otros, hasta las organizaciones multimillonarias que conocemos hoy en día. El modelo de franquicias iniciado por la LPL en 2017 es ahora la norma en todas partes del mundo, y la LCK fue la última en adoptarlo empezando con esta temporada.

El aumento de inversión y profesionalidad ha mitigado algo la frecuencia de este tipo de abusos. Sin embargo, la historia de Griffin es un recordatorio de que el éxito en el juego, al menos, está lejos de significar que los problemas no yacen en la oscuridad.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Jacob Wolf y Meg Kay el 27 de enero de 2021.