Sin categoría

El campeón quiere repetir la hazaña

Gen.G ha conseguido por tercera vez consecutiva clasificarse por el torneo regional coreano

Fotografía por Colin Young-Wolff vía Riot Games

Todo el año estudiando para que luego llegue tu primo, el listillo, y a última hora consiga un cinco sin haber tocado el libro. Sus padres no lo entienden, sus profesores tampoco, pero a la hora de la verdad siempre aparece. En la comida familiar además se las da de sabiondo: responde a preguntas de historia y geografía como si fuera un mapa del mundo.

Al principio lo odiabas. A muerte. Era el símbolo de que el trabajo no siempre tiene más recompensa que aquellos holgazanes que lo hacen todo a última hora. Pero tras una estancia con él, unas vacaciones, te diste cuenta del porqué. Tu primo se pasa el día jugando, leyendo y consumiendo contenido de muchas ramas, lo que le otorga un saber popular muy profundo que no se puede conseguir estudiando.

Samsung Galaxy… quiero decir KSV… mejor dicho, Gen.G es ese conjunto que en todo el año no parece hacer nada espectacular pero a última hora se cuela en la gran cita. En esta ocasión lo ha vuelto a hacer, ha llegado a través del regional tras eliminar al todopoderoso Griffin y al deprimente Kingzone DragonX. Podrá defender el título, pero a qué coste.

El conjunto de las mil caras

Fotografía por David Lee vía Riot Games

Gen.G, KSV, Samsung Galaxy… al final, es más fácil seguir a cinco jugadores que llevan juntos desde hace ya más de dos años, un quinteto que por nombres no llamaba a nadie la atención en su momento. Luego llegó un sexto, Kang «Haru» Min-seung, pero en el fondo esos cinco individuales fueron creciendo y progresando de forma colectiva hasta llegar a derrocar al eterno campeón del mundo el año pasado, SK Telecom T1.

Aunque Lee «CuVee» Seong-jin vivió la primera época de ostracismo de una organización que había devorado el panorama competitivo de League of Legends en 2014, seguido de cerca por un excompetidor en Brasil del que nadie esperaba nada como Lee «Crown» Min-ho, el verdadero pilar de este grupo llegó en 2016 tras vivir la decadencia de CJ Entus: Kang «Ambition» Chan-yong.

Reconvertido a jungla, el legendario medio fue poco a poco adquiriendo una habilidad muy diferente al resto de jugadores de su posición por su capacidad para entender a las calles individuales. Ambition tenía todos los perfiles de líder posibles y no tardó en hacer funcionar al apoyo Yo «CoreJJ» Yong-in, un extirador que llegaba de tierras norteamericanas con Team Dignitas, y encontrar un mejor balance con el jovencísimo Park «Ruler» Jae-hyuk en detrimento del actual tirador de G-Rex Lee «Stitch» Seung-ju.

Fotografía por David Lee vía Riot Games

Ese grupo dio la primera campanada al clasificarse al Campeonato Mundial en 2016, cuando nadie se lo esperaba y pocos meses después de unirse Ruler. No solo lo hicieron bien, sino que llegaron a una final contra todo pronóstico y pusieron en jaque al todopoderoso SK Telecom T1 tras cinco partidas de infarto cuando todos los críticos apuntaban a un dominio aplastante.

2017 fue casi un calco, pero con mayor progresión si cabe y mejores resultados en las fases regulares. Samsung Galaxy ya era un conjunto de alta alcurnia, aunque no fue capaz de sacar ninguna fase eliminatoria y tuvo que, otra vez, depender del torneo regional. Con una sobresaliente actuación frente a KT Rolster, Samsung Galaxy no partía de nuevo como favorito al Campeonato Mundial en China. Grave error: Ambition se tomó la tan ansiada revancha a Lee «Faker» Sang-hyeok y aplastó por 3 a 0 a un SK Telecom T1 herido para siempre.

Este año llegaba con la incógnita de una posible filtración de la retirada de Samsung como equipo competitivo. Al consumarse esta noticia, el grupo de seis jugadores no se dividió, más bien todo lo contrario. Pero bajo el nombre de KSV y en verano Gen. G, el destino ha sido el mismo: un regular año en Corea, pero una clasificación al mundial a última hora por el regional. No obstante, el equipo no puede superar el logro del año pasado. ¿Hasta dónde llegará Gen.G?

Maestro de nada, experto en todo

Fotografía por David Lee vía Riot Games

Gen. G es, sin duda, el equipo más extraño de todo el Campeonato Mundial. Con otros coreanos no es difícil pillar una forma o estilo de jugar, pero con el ligeramente veterano grupo de jugadores que intentará defender su puesto como campeón se hace muy tedioso establecerlo de un criterio. Gen.G tiene muchas variantes, no solo por sus múltiples jugadores, sino también por cómo juegan estos en la Grieta del Invocador.

El primer matiz importante es que Gen.G no contará con una de sus figuras clave este verano. Song «Fly» Yong-jun ha jugado más partidos que Crown y aportado una frescura cuya falta se notará. La normativa de Riot Games no deja tener más de un suplente en el Campeonato Mundial y esto influye negativamente en un conjunto que ha variado mucho en la posición de medio.

No obstante, Gen.G puede jugar de todo. Sabe ser agresivo en los primeros compases con emboscadas de Haru a la calle inferior como demostró contra Griffin, pero también puede jugar más reactivo y escalar en base a hacer juego cruzado y apoyarse mucho en las acumulaciones de los dragones. Los ex Samsung son muy buenos a la hora de controlar el río de la parte inferior del mapa.

Fotografía por David Lee vía Riot Games

Las tendencias existentes en este conjunto están más en campeones concretos que estrategias. Ambition ha vivido una dualidad constante entre Sejuani y Trundle este verano, mientras que Haru se ha apoyado mucho en Gragas en las últimas partidas de la temporada para poder ser más proactivo. En medio, Crown se ha mostrado muy predilecto a contrarrestar al rival con Lissandra o tomar las riendas de la línea con Zoe.

Esta no ha sido la mejor temporada de CuVee, aunque su última partida con Gangplank frente a Kingzone DragonX fue un auténtico destrozo. El punto de mayor alegría es la excelencia que han conseguido Ruler y CuVee juntos. Al tirador le tienen mucho miedo en Corea con campeones que pueden iniciar como Varus o Ashe, pero la pareja Xayah – Rakan también ha dado muchos quebraderos de cabeza. CoreJJ es magnífico a la hora de iniciar de súbito en posiciones ventajosas.

Es, literalmente, muy difícil detectar puntos de flaqueza consistentes a este conjunto. Griffin sacó mucha ventaja de aprovechar despistes en transiciones habituales en todos los miembros de Gen.G, pero no puedes depender de una estrategia basada en esta casuística. A su vez, las batallas grupales a veces no son las mejores, pero de nuevo no es un factor por el que lo puedas atacar. Quizás su mayor defecto es no tener un punto fuerte fundamental y exagerado, un clavo al que te puedas aferrar por fuerza bruta.

La consistencia, factor imprescindible

Fotografía por Colin Young-Wolf vía Riot Games

Igual de difícil que escoger una estrategia es seleccionar un buque insignia de este equipo. En otra edición hubiera sido CuVee, pero el top no ha estado a la altura toda la temporada y ha sufrido en algunas líneas, aunque con Aatrox renace. Ambition y Haru no han estado presentes en todo momento y tampoco han sido extremadamente significativos, mientras que Crown flaquea en muchas líneas.

Por ello, aunque suene extraño, Ruler y CoreJJ deberían llevarse ese galardón como dúo. Ambos jugadores no han sido sustituidos y han tenido pocas malas partidas este año. No son tan dominantes como deberían para ser estrellas, pero ser un seguro de vida para el conjunto es fundamental en situaciones adersas.

Ambos fallan en polivalencia en sus campeones, pero aun así no son denegables. Griffin intentó atacar a Ruler, lo cual no funcionó. Otros conjuntos han buscado denegar el Rakan y el Tahm Kench del apoyo, pero tampoco es una garantía de éxito. Los dos estarán muy enchufados en la partida y, si se juzga el nivel del resto de calles inferior, esto es muy importante en el Campeonato Mundial.

Un duro camino siempre tiene una gran recompensa

Fotografía por David Lee vía Riot Games

La vida de este quinteto parece un dejà vu constante. Otro Campeonato Mundial, otra vez Royal Never Give Up en fase de grupos. En la primera ocasión, los coreanos salieron primeros. En la segunda, los chinos consiguieron una victoria más y su derrota fue contra G2 Esports. Lo que se ha cumplido en las dos ocasiones es que el equipo europeo no fue capaz de superar a ambos.

El grupo, con la presencia de Cloud9 y Team Vitality, puede ser una locura. En este mar de dudas, un equipo tan flexible puede brillar. Gen.G es precisamente esa organización, una escuadra que ha brillado en el pasado por su rápida adaptación al medio en el que vive. Podrá ceder uno o dos partidos, pero pasar de grupos no debería ser un problema.

La incógnita, por tanto, debería estar en la primera posición y en las siguientes fases. Estar contra rivales de nivel podría dar una alegría si se consigue la plaza ansiada, porque los otros segundos no serán tan fuertes a priori. A partir de ahí, el camino hacia una potencial final se allanará. Si SK Telecom T1 pudo renovar título, ¿por qué Ambition no podría?