Sin categoría

Ekko ha sido una apuesta fallida en Worlds

Se le priorizó en las primeras partidas pero fue abandonado rápidamente.

Cuando Worlds 2019 comenzó, había dos picks que creíamos volverían a resurgir: Ekko y Pantheon. La predicción fue correcta, pero solo uno de ellos sobrevivió lo suficiente como para importar.

Ninguno de los dos campeones se había jugado en profesional en todo el verano, pero fueron algunos de los campeones más populares y de más éxito en solo queue en las últimas semanas antes de Worlds. La llegada tardía de Pantheon probablemente fue por el redesign que se le hizo al campeón en el parche 9.16, el último parche antes de la actualización para Worlds, y la llegada de Ekko fue debido a un buff significativo en ese mismo parche.

En cuanto empezó el torneo, parecía que nuestra predicción iba a ser cierta. Ekko y Pantheon se estaban pickeando y baneando por todas partes, con Pantheon recibiendo mucho más en este aspecto que Ekko. Lo que no predijimos, sin embargo, era que solo uno de estos dos campeones mantendría su popularidad. Si pudiste ver las semifinales el fin de semana pasado, te habrás fijado que Pantheon fue de los campeones más baneados, manteniendo su tendencia en este torneo.

Ekko, sin embargo, no fue visto. De hecho, no le vemos en acción desde la fase play-in, que fue cuando hizo su debut y se acabó cayendo del meta esa misma semana.

Se le pickeó en cinco partidas, todas las cuales fueron partidas predecibles. Y de estas cinco partidas, solo perdió en una. Desde entonces, ningún equipo se ha fijado en él, mientras que Pantheon a continuado a infundir miedo a todos los equipos que se han enfrentado a él. Entonces, ¿qué pasó? Por qué ha caído así Ekko, pero Pantheon se ha mantenido fuerte? La respuesta es algo complicada.

Una meta de jungla fuerte e independiente

Se resume todo en dependencia de uno mismo, que no es algo que suele tomarse en consideración en solo queue. Es algo que suena a que va en contra de toda lógica, ya que solo queue es donde carrilear uno solo es más probable y posible, pero depender de uno mismo como campeón no es lo mismo que carrilear solo.

Ekko es un buen campeón para carrilear. Con un par de kills, puede snowballear y carrilear la partida hasta el final mejor que otros junglas ahora mismo. Tiene mucho daño, utilidad, y una movilidad que le permite gankear desde sitios inesperados – todo cosas estupendas para solo queue. Pero no puede depender de si mismo.

Para llegar a su primer power strike, lo que permite a Ekko lucirse como campeón, necesita conseguir su Maldición de Lich. Al contrario que otros junglas, sin embargo, no puede pasar de hacerse su primer objeto de jungla primero, lo cual significa que terminar Maldición de Lich es una inversión de varios miles. Lleva tiempo, y hasta ese momento, su daño no impresiona. Si se queda atrás, le invaden o pierde recursos, ese margen de tiempo crece, y sin el daño para competir en teamfights, Ekko se convierte en un campeón irrelevante muy rápido.

En la escena pro, esto significa que el equipo de Ekko necesita ayudarle constantemente para que pueda valerse por si mismo, y en el meta actual, eso sencillamente no es posible.

No es como los otros junglas

En el pro meta, un jungla necesita poder ser independiente. Necesitan ser capaces de contribuir algo a la partida durante toda la duración del mapa, ya estén por detrás y super fedeados. Pantheon tiene control de zonas, mucho daño, y mitigación de daño – cosas increíblemente faciles de ejecutar. Y todo ese daño y utilidad son útiles ya esté Pantheon por detrás en la partida u obligado a buildearse como tanque. No podemos decir lo mismo de Ekko, que necesita items y tiempo, y es demasiado fácil para el equipo enemigo quitarle esas cosas.

Pantheon también está en carril, lo cual le proporciona un camino relativamente seguro para obtener oro. Ekko necesita poder sobrevivir en su propia jungla, lo cual hace mucho más fácil que un equipo enemigo bien coordinado puedo aprovecharse de su situación.

Fijémonos en el resto del meta pro de jungla. De momento ha sido bastante robusto, con 19 campeones, según las estadísticas de Oracle’s Elixir. Las opciones más populares – Lee Sin, Gragas, Elise, Jarvan, y Rek’Sai – son todos increíblemente independientes. Tienen utilidad, movilidad, y crowd control, todo cosas más fáciles de ejecutar y menos dependientes de los itemos como en el caso de Ekko. Es discutible que ninguno de ellos pueden carrilear solos, pero esto importa mucho menos en la escena profesional. Cuando los equipos lo prueban. se dan cuenta rápidamente que la inversión de Ekko no vale la atención y los recursos que se le quitan a otros carries en mid y bot, y termina siendo abandonado.

Mientras que Ekko reine como el rey de la jungla en solo queue, hará falta un cambio significativo en el meta para que sea un campeón viable en el escenario profesional. Con suerte para él, sin embargo, la pretemporada está a la vuelta de la esquina, y eso podría ocurrir. Pero si no es el caso, demos por hecho que seguirá siendo un pick ‘de comfort’.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Aaron Mickunas el 4 de noviembre de 2019.