Sin categoría

Este es el año de Flash Wolves

El mejor equipo que ha dado Taiwán en su historia, a pesar de la victoria de Taipei Assasins en 2012, vuelve otro año más al Campeonato Mundial.

Fotografía por Michal Konkol vía Riot Games

Tu primo, el pequeño, siempre parece el bueno del grupo. Nunca da problemas, se comporta bien y además siempre vacila un poco al abuelo sabio en juegos de cartas (nadie sabe como). Es muy inteligente, por lo que habla lo menos posible en la comida familiar para comer más si cabe. Pero tampoco destaca, ya sea porque se acaba juntando con sus amigos pequeños que disfrutan con juegos sencillos.

Pero tú siempre has creído que tenía más posibilidades, que era una avanzado para su edad y su entorno. Estás esperando el día en el que explote, porque sabes que es tan astuto que acabará siendo uno de los miembros que abanderarán a la familia. De momento, a pesar de llevar varios años viéndolo, tienes que conformarte con lo que hay.

Flash Wolves, el líder indiscutible de Taiwán en los últimos tres años, vuelve a un Campeonato Mundial. El año pasado decepcionó junto con el resto de la región, pero su actuación en el Invitacional de Mita de Temporada ha vuelto a renovar las expectativas generadas. Ha dominado de principio a fin, solo ha perdido una serie y además le ha tocado un grupo factible. Este es su año.

Dos jugadores con un mismo destino

Fotografía por Michal Konkol vía Riot Games

El último campeón del mundo no coreano fue en 2012. En aquel momento la hegemonía todavía no estaba instaurada y un conjunto taiwanés, Taipei Assasins, dio la sorpresa. Esa victoria puso una presión extraña a una región que no contaba (ni cuenta todavía) con un nivel de infraestructura tan alto como China, Norteamérica o Europa.

En aquel entonces, Taiwán estaba todavía en el circuito del Sudeste Asiático. Por su victoria en el pasado mundial, a la zona geográfica se le concedió una posición privilegiada: tener a su equipo directamente clasificado para los cuartos de final del gran torneo internacional. Gamania Bears, un equipo extremadamente joven, solo disputó un mejor de tres en consecuencia y lo perdió contra el titán coreano de SK Telecom T1.

Con Huang «Maple» Yi-Tang y Hu «SwordArt» Shuo-Chieh menores de 17 años, la nueva normativa que Riot Games implantó en 2014 obligó al quinteto a dividirse completamente, puesto que no podía competir en títulos oficiales de la compañía. Aun así, ambos jugadores se mantuvieron con Chou «Steak» Lu-Hsi y Hsiung «NL» Wen-An para reformar un Flash Wolves que, en ese momento, nadie adivinaría que sería dinástico.

Fotografía por Michal Konkol vía Riot Games

El tiempo pasó y 2014 permitió a otros conjuntos taiwaneses llegar al Campeonato Mundial. La región se dividió a principios del siguiente por fin del resto del sudeste asiático y con ella nació la League Masters Series, una liga a la que el por aquel entonces yoe Flash Wolves se clasificó tras muy buenos resultados regionales.

En ese momento entró Hung «Karsa» Hau-Hsuan, el jungla agresivo más conocido occidentalmente y que tantas alegrías ha dado a los lobos. Aunque 2015 fue un año más relajado, desde 2016 Flash Wolves inauguró una carrera de éxitos que todavía llega a día de hoy. En seis ocasiones seguidas, algunas más complicadas que otras, la escuadra ha dominado con hierro la región.

Poco a poco fueron saliendo leyendas. Steak se marchó a finales de 2015, NL pasó a un segundo plano mientras acababa 2016 y Karsa saltó al gigantesco vecino con Royal Never Give Up en la pretemporada de la octava temporada. No obstante, aquellos jugadores que formaron la dinastía de Gamania Bears siguen en la pelea. Hasta que ellos se vayan, el fin de una era parece lejano. Maple y SwordArt siguen con la corona de emperador sobre sus cabezas.

La agresividad ha cambiado

Fotografía por Michal Konkol vía Riot Games

Agresividad, emboscadas y matacoreanos. Esos son los adjetivos con los que históricamente se ha definido a Flash Wolves, un conjunto que nunca decepciona. Incluso el año pasado, en su peor actuación en un Campeonato Mundial sin contar aquella con Gamania Bears, los lobos sacaron una partida fundamental a Team SoloMid que dejó a los americanos fuera de cuartos.

Este año han entrado dos nuevos jugadores, Su «Hanabi» Chia-Hsiang y Kim «Moojin» Moo-jin. El conjunto no ha perdido su esencia, mas ambos miembros son muy diferentes a sus predecesores y eso se ve en el equipo. Este Flash Wolves es un poco menos agresivo y más penalizador. Antes ellos cometían errores por intentar acelerar las partidas: ahora, ellos castigan a los rivales que buscan generar demasiadas ventajas.

En su región, el éxito ha sido impecable. Solo una derrota contra G-Rex en primavera y todo victorias demuestran que la fórmula funciona muy bien localmente. Pero también en el panorama internacional, porque en el Mid-Season Invitational rindió por encima incluso de sus posibilidades. Moojin se apoya en su Nocturne, Hanabi en su Gangplank. 

Fotografía por Michal Konkol vía Riot Games

Moojin, especialmente, es muy diferente al antiguo Karsa. Con pasividad, su objetivo suele ser controlar la visión y los movimientos del jungla enemigo. Hace lo mínimo que el equipo necesita, mientras que es SwordArt el que con sus rotaciones proporciona la preparación necesaria para ganar escaramuzas.

Pero sin duda, la mayor progresión del conjunto en este año ha estado en la posición del tirador. Lu «Betty» Yu-Hung es mucho mejor en batallas grupales que antaño y en parte se debe a que el metajuego de magos en la calle inferior le ha hecho crecer mucho. Con Swain, Vladimir y e incluso Mordekaiser absorbió una capacidad autosuficiente en escaramuzas que antes no tenía.

Si solo se ve la LMS es muy díficil detectar puntos débiles. Las semanas de preparación antes del Campeonato Mundial pueden ser fundamentales, porque conceptos de macrojuego que ellos no explotan podrían pasarle factura contra rivales occidentales. Sin embargo, no deberían ser pillados a contrapié por estrategias chinas o coreanas, puesto que tienen mucho más conocimiento de dichos conjuntos.

No ha dejado de crecer

Fotografía por Michal Konkol vía Riot Games

Tras preguntar a Xander «xGomihoo» Torres, especialista en la región que ha sido muy influyente en las piezas realizadas sobre los equipos taiwaneses, sorprendió sobre todo al afirmar que Maple es mejor que cualquiera de los medios con los que potencialmente se va a medir en el Campeonato Mundial: Lee «Kuro» Seo-Haeng de Afreeca Freecs; Võ «Naul» Thành Luân de Phong Vũ Buffalo; Luka «Perkz» Perković de G2 Esports; y Lee «Scout» Ye-chan de Edward Gaming.

Esta afirmación tan contundente obviamente está condicionada por la perspectiva del autor de la misma, pero no dista mucho de la realidad. Maple es absolutamente dominador en su región sin nadie que se le acerque un peldaño y ha demostrado su nivel en incontables situaciones en previos torneos internacionales.

Lo que lo hace extremadamente fuerte es su control sobre todas las facetas del juego. Ya no es tan poco versátil como en el pasado, apoya en aspectos como la visión y presión al jungla rival y en general tiene mejor fase de líneas que los enemigos con los que se encontrará en el Campeonato Mundial. Maple es un jugador de diez que podría ser titular en casi todos los equipos del mundo. Además, es imposible de denegar.

Momento clave para Taiwán

Fotografía por Michal Konkol vía Riot Games

El anterior párrafo no se olvida de SwordArt, el capitán y controlador del tempo del equipo. Con la experiencia tan amplia que posee, el apoyo es consciente de lo sucedido en el pasado Campeonato Mundial, su peor resultado hasta la fecha. Sí, el Invitacional de Mitad de Temporada renovó la fe de los aficionados occidentales en Taiwán, pero hay que asegurarla.

Para ello, no le ha tocado el grupo más difícil del mundo. Flash Wolves conoce muy bien tanto a Afreeca Freecs como a Phong Vũ Buffalo, dos equipos totalmente opuestos en estilo. Edward Gaming podría ser cuarto, otra escuadra a la que ya ha estudiado en numerosas ocasiones. G2 Esports podría ser el eslabón más desconocido, pero por tendencia parece que Flash Wolves es superior.

Por lo tanto, no se debería destacar a los lobos para un potencial primer puesto en grupos. Con su nivel, el equipo taiwanés debería estar en cuartos de final con total seguridad e incluso soñar con unas semifinales si el sorteo le favorece. Aun así, no pasar como mínimo segundo será una gran decepción no solo para Flash Wolves, sino para toda la región. Taiwán tiene un nuevo rival del sudeste asiático, Vietnam, y debe dejar claro quién manda en territorio coreano.