Para TSM, Worlds 2020 es una oportunidad de redimirse a nivel internacional

Todo culmina en este momento.

Por primera vez desde 2017, TSM se dirigen hacia el campeonato mundial de League of Legends.

Las últimas tres temporadas han estado repletas de preguntas, cambios de roster, y dudas infinitas. Sin embargo, al final de un hiato de tres años, los nuevos campeones de Norteamérica – con años de caos doméstico a las espaldas – por fin vuelven al escenario internacional.

Y mientas que mucho ha cambiado desde la última vez que TSM compitió en una partida a nivel internacional, la fórmula que la organización utilizó para llegar a Worlds se asemeja muchísimo a la que usó hace tres años.

El duo de la botlane compuesto por Doublelift y Biofrost se retorció a lo largo de la liga, separándose en ocasiones, pero eventualmente se volvieron a cruzar sus caminos en el lugar donde comenzó todo. Además, la superestrella veterana de la franquicia, Bjergsen, nunca dejó TSM entre la última presencia del equipo en Worlds y esta. El equipo incluso decidió traer de vuelta al ex-head coach Parth Naidu al equipo – reclamó su posición con la organización este pasado verano.

Recientemente, TSM tuvo la escena profesional en la palma de su mano. Cabalgan al ritmo de una racha que vio al equipo sacar cinco victorias series bo5 a lo largo de los playoffs. Después de competir en 25 partidas a lo largo de los playoffs del Summer Split de la LCS, los chicos de TSM están definitivamente preparados para lo que podría esperarles en Worlds 2020.

Reflexionando sobre su pasado

Photo via Riot Games

Cuando TSM salió de Worlds en 2017, lo hicieron tambaleándose. Entraron al torneo como favoritos para salir de la fase de grupos sin rasguños. Se esperaba que asegurasen con facilidad una plaza en los cuartos de final del torneo después de que se les hubiese denegado la oportunidad en el bracket stage de Worlds en sus anteriores cuatro apariciones sobre el escenario internacional.

Al final, sin embargo, el equipo necesitó trabajar para conseguir un desempate donde se tuvieron que enfrentar a Misfits, los terceros de Europa que llegaron al campeonato con ganas de jugar. Las expectativas, y por lo que parece toda la presión, yacía sobre los hombros de TSM. Al final, Misfits barrió a TSM en una estompeada de 30 minutos. A partir de ahí, TSM salió del supuesto ‘Group of Life’ con un récord 3-4. La organización había salido de otra edición más de Worlds muy pronto, viendo desde el avión como dejaban atrás esos cuartos de final.

Durante el torneo, los veteranos de TSM no pudieron cumplir con lo que se esperaba de ellos – Doublelift y Bjergsen acabaron muy por debajo en la clasificación de sus roles en casi todas las estadísticas. El equipo al completo lo pasó mal, a pesar de sus tres victorias y su casi-avance a la siguiente fase del torneo. Incluso cuando estaban al borde de la eliminación, con esa partida contra Misfits y la concentración que tenían, lo que rodeaba a TSM en ese momento eran los rumores de que el equipo había caído a una versión inferior de lo que habían demostrado ser.

Doublelift, en particular, tuvo una actuación increíblemente inferior a su estándar. Acabó entre los últimos tres de todos los botlaners en Worlds 2017 en cuanto a KDA, CS por minuto, oro por minuto, daño por minuto, participación en kills, y porcentaje de daño según gol.gg. En las seis facetas del juego, Doublelift tuvo un rendimiento bajísimo en el torneo. Pero ahora, con mucha más experiencia gracias a dos viajes a Worlds con Team Liquid (así como unas finales de MSI), Doublelift ha crecido muchísimo desde la última vez que se encontró en un escenario internacional con el uniforme de TSM. Si el equipo quiere rendir esta vez, van a necesitar que Doublelift tenga todo el éxito que pueda tener.

Más allá del retorno de Doublelift al roster, TSM ha pasado por una reestructuración masiva desde Worlds 2017 – más o menos. Hauntzer y Svenskeren se han ido a otras partes de Norteamérica después de haber sido reemplazados en un esfuerzo por parte de TSM de rejuvenecerse en todos los aspectos. Desde el final de Worlds 2017, la organización ha visto un total de 11 jugadores pasar por la puerta giratoria del lineup de TSM.

Si ha habido algún tipo de solidaridad en el roster de TSM desde el inicio de la temporada en 2019, se encuentra en las solo lanes del equipo. Solo Bjergsen y Broken Blade no han estado en una posición de incertidumbre en ningún punto de sus carreras en los últimos dos años.

Mirando hacia el futuro

Photo via Riot Games

Ahora, tres de cinco del roster de TSM que llevó a la organización al campeonato mundial hace tres años tendrán la oportunidad de demostrar lo que valen una vez más. Jugadores como Biofrost y Broken Blade, que eran rookies y desconocidos en 2017, son considerados ahora como veteranos. La otra cara de la moneda muestra a jugadores como Bjergsen y Doublelift, que ya eran entonces veteranos, y que ahora son prácticamente dioses antiguos.

Y posiblemente sea apropiado que la franquicia llegue a Worlds como campeones de la LCS por primera vez desde 2017 con un roster muy parecido al que consiguió lo mismo hace tres años. Si ha habido un elemento consistente desde la última aparición de TSM en Worlds, ha sido el hecho de que la organización ha dadoo todo por el prospecto de conseguir ese anhelado éxito internacional. Le costó a TSM un milagro llegar a la posición en la que se encuentras actualmente. Pero, al menos ahora, con su destino en sus manos como primer seed norteamericano en Worlds, tendrán la suerte de su lado entrando al torneo. Incluso rodeados por gigantes internacionales como Gen.G y Fnatic en el Grupo C, añun queda un atisbo de esperanza para TSM en medida en que se acerca el torneo.

Tres años más tarde, las estrellas vuelven a alinearse para TSM – y las similitudes con 2017 están demasiado presentes como para ser ignoradas. Con el equipo reunido una vez más y un título LCS bajo el brazo, TSM tiene la oportunidad de entrar bailando en Shanghai como el orgullo de NA, y salir de ahí con más fama de la que nunca han tenido antes.

Llegando al campeonato de este año, el primer pensamiento en mente de todos los fans de TSM debería ser la redención. La mayor parte del roster que llevó a TSM a alturas inimaginables hace tres años lo ha vuelto a hacer en 2020. En ambos casos, la organización estaba dispuesta a alcanzar la gloria internacional. En uno de esos casos, el destino de TSM está sellado. En el otro, aún existe la posibilidad de reescribir el guión que cambiará por completo como el mundo percibe a TSM.

Durante años, TSM ha estado esperando este momento. La franquicia ha invertido todo en un milagro para llegar a Worlds este año. Todos los movimientos de roster de mitad de temporada, los colapsos de late-season, los ‘casi’, los resultados decepcionantes han culminado en una temporada para TSM. Todo llega en 2020. Con una escalada tan dura y difícil como la que ha tenido que soportar TSM para volver a Worlds, el resultado tiene que ser astronómico para que haya valido la pena.

La oportunidad de redimirse

Photo via Riot Games

Aunque el equipo haya estado en Worlds cinco veces en los últimos siete años, solo han conseguido salir de la fase de grupos una vez, en 2014. En los cimientos de la historia de League of Legends, en una época que parece haber sido en otro siglo – y con la edad moderna del League of Legends profesional llegando a toda mecha, TSM tendrá que hacer mucho daño en Worlds para ir a la par con una narrativa que rápidamente les está dejando atrás. Por suerte, sin embargo, TSM ya es uno de los equipos más históricos de Norteamérica. Si consiguen acudir a Worlds como campeones de la LCS, salir de la fase de grupos, y conseguir que NA despegue hacia un nuevo horizonte que la región nunca ha visto, TSM conseguirá cementarse como una organización titánica en el panteón del League of Legends moderno.

Quizás la parte más indulgente, sin embargo, es que ni siquiera necesitan ganar el torneo para que sea considerado un éxito – así de bajas son las expectativas para la región norteamericana en el escenario internacional. Cloud9 llegó a semifinales hace dos años y aún se considera una casualidad. La final de MSI de Team Liquid? Un incidente aislado. Siempre y cuando TSM pueda borrar los años de negatividad que rodea a la organización – y a su región – en los eventos internacionales, la narrativa se ajustará. Puede que una actuación que impresione de los campeones de NA pueda curar el punto de vista mundial sobre TSM y sobre sus decepciones consistentes a nivel internacional.

Hace tres años, cuando TSM falló y cayó a manos de Misfits, la organización cayó a su punto más bajo en toda su historia. Ahora, con la oportunidad de redimirse y la posibilidad de reescribir su historia, TSM puede dejar atrás los malos recuerdos de otras ediciones de Worlds en el maletero.

Han pasado 1.082 días desde ese día de octubre cuando el gran TSM se tambaleó, tropezándose sobre sí mismo – 1.082 días de reconstrucción, de búsqueda de respuestas, de reinventarse, sencillamente para que la organización volviese al lugar donde empezó. Y aunque lo que rodea a la organización y su roster, y a la escena profesional de League of Legends haya cambiado a grandes rasgos en ese tiempo, un lineup casi idéntico ha empezado su marcha hacia la tierra prometida. Esta vez, tienen asuntos pendientes.

Este artículo fue publicado por Michael Kelly el 29 de septiembre de 2020.