Los mayores cambios al maná y CDR en League of Legends

Riot ha dado en el clavo para 2021 con los cambios al maná y al CDR

Imagen vía Riot Games

A lo largo de los años Riot ha añadido constantemente reducción de enfriamientos (CDR) y maná a la mayoría de objetos nuevos de League of Legends, algo que suponía la eliminación de la toma de decisiones a la hora de comprar.

La mayoría de roles alcanzaban fácilmente el 40% de CDR en el ecuador del encuentro, algo que quitaba importancia a las debilidades de las builds gracias al enfriamiento bajo. Utilizar constantemente habilidades era un gran problema de los campeones que jugaban en medio, ya que podían hacerlo sin tener que preocuparse por el maná gracias a las runas y las habilidades.

Sin embargo, en la pretemporada de 2021 Riot ha hecho muchos cambios alrededor de la reducción de enfriamiento y la accesibilidad del maná que da la sensación de retorno al League of Legends en el que la gestión del maná importaba y donde los campeones no tenían un 40% de CDR fácilmente. El rework del CDR a velocidad de habilidades ha ayudado a muchos campeones y ha eliminado el maná en muchos objetos que a partir de ahora son útiles a la hora de amortizar los recursos. Estos han sido algunos de los mejores cambios de la historia de League of Legends.

¿Cuándo empezó todo esto? ¿Cuándo los campeones empezaron a tener mucho CDR y dejaron de tener problemas con el maná tras usar constantemente las habilidades? Aquí tenéis algunos de los mayores cambios que Riot ha hecho tanto al maná como a la reducción de enfriamiento a lo largo de los años.

Tercera temporada: los objetos de la jungla y la crisis del CDR

La tercera temporada de League of Legends introdujo nuevos objetos en la jungla para hacer que más personajes fueran viables y que no todo se centrara en builds de oro cada cinco segundos. Junto a estos objetos orientados hacia la jungla llegaron nuevos items para otros roles con reducción de enfriamiento, algo que hacía que fuera mucho más fácil acumular CDR.

Algunos campeones no estaban equilibrados al tener grandes enfriamientos, estuvieron rotos y asaltaron el metajuego a la fuerza gracias a los nuevos objetos. Esta tendencia continuó a lo largo de los años a medida que más objetos de CDR se añadían al juego. Los campeones podían alcanzar fácilmente el 40% de CDR a nivel 10, algo que hacía que fuera imposible enfrentarse a ellos.

Quinta temporada: la Poción de Corrupción

En las primeras etapas de League of Legends, el aguante (sustain) no era un gran problema. Sin embargo, en la quinta temporada un gran cambio ocurrió con la llegada de un objeto llamado Poción de Corrupción. A cambio de 500 de oro el objeto tenía tres cargas que restauraban 150 de vida y 50 de maná a lo largo de 12 segundos por carga. Ayudó a muchos campeones que tenían una fase de líneas complicada a volver al metajuego al darles la oportunidad de aguantar más tiempo y por ende alcanzar sus picos de poder.

Aunque la Poción de Corrupción estaba pensada para los medios, pasó a ser un pilar para los tops y algunos tiradores gracias a su capacidad de sustain, que ayudaba especialmente a los campeones con grandes costes de maná. Este objeto se convirtió en un gran problema a lo largo de los años, algo que permitió a campeones fuertes con unos malos compases iniciales sobrepasar su debilidad gracias al aguante que ofrecía el item.

Este objeto anulaba a los campeones que jugaban con el rango y forzaba a los enemigos a volver a base sin oro. Esto creó un problema en el sentido de que los mejores jugadores no podían aumentar su ventaja contra otros más débiles por el item.

Sexta temporada: el Capítulo Perdido

La sexta temporada introdujo el objeto favorito de la mayoría de medios: el Capítulo Perdido. El objeto de 900 de oro restauraba un 20% del maná máximo al subir de nivel mientras al mismo tiempo también era barato, por lo que era fácil de obtener en los primeros compases. Una vez comprado, la mayoría de medios no tenían problemas de maná en las partidas.

Principalmente el Morellonomicon era el objeto que se compraba después del Capítulo Perdido, pero algunos campeones lo llegaban a evitar a pesar de que era muy fuerte. No todo el mundo necesitaba la reducción de vida del Morellonomicon ya que ese no era un problema importante en aquella época. Sin embargo, a lo largo del tiempo los jugadores se dieron cuenta de que el Capítulo Perdido también daba pie a otros objetos. El retraso de 900 de oro no afectaba a las builds principales ya que daba a los jugadores la oportunidad de ignorar los problemas de maná hasta que completaran sus objetos esenciales.

Séptima temproada: las Runas Reforjadas

Imagen vía Riot Games

La séptima temporada trajo nuevas runas con efectos llenos de impacto ya que dieron a los jugadores la opción de personalizar a los campeones con una primera runa clave. Algunas de las incorporaciones ayudaron a resolver problemas de maná y dieron varias opciones de CDR a través de varias ramas.

La idea detrás de las Runas Reforjadas era ofrecer efectos de impacto, y lo consiguieron. En vez de tener que escoger runas inútiles para mejorar el poder más marginal, habían opciones que realmente eran muy fuertes. El sistema garantizaba a los jugadores una lista esencial que les daba acceso a una runa primaria, tres menores de la misma rama y otras dos secundarias. Ya no podías escoger runas de más de dos ramas como antes.

A lo largo del tiempo los jugadores aprendieron que ciertos campeones no necesitaban objetos de maná si escogían runas como Sabor a Sangre o Entrega de Galletas para solucionar los problemas de sustain. Esto hizo que fuera mucho más difícil castigar a los enemigos para los buenos jugadores ya que siempre tenían aguante gracias a las runas.

Octava temporada: el Capítulo Perdido y los ajustes a las runas

En la octava temporada el Capítulo Perdido fue reajustado y podía evolucionar al Eco de Luden, al Bastón del Arcángel o al Hextech GLP-800. Aunque el objeto era especialmente fuerte al principio, no era comprado por cada campeón del juego ya que no siempre se necesitaba el efecto del Morellonomicon.

Sin embargo, una vez el objeto sufrió un rework con más cambios, los medios empezaron a priorizarlo de nuevo ya que los medios de daño mágico necesitaban uno de sus objetos superiores. Los magos de daño explosivo compraban el Eco de Luden, los de escalado el Bastón del Arcángel y los de utilidad el Hextech GLP-600.

El Tónico de Distorsión Temporal también fue introducido en la octava temporada, algo que hizo que la Poción de Corrupción fuera mucho más poderosa gracias a su sustain mejorado. La runa permitía tener vida, maná y velocidad de movimiento adicional bajo el efecto de la poción. Fue una opción popular para la mayoría de medios que querían ser imparables en los primeros compases de la partida.

Novena y décima temporada: la amortización del exceso de CDR

Aunque algunos problemas de sustain fueron resueltos gracias a cambios a las Runas Reforjadas, las dos últimas temporadas fueron famosas por introducir o reajustar objetos con reducción de enfriamiento. Los campeones de todos los roles empezaron a alcanzar de nuevo el 40% de CDR fácilmente simplemente yendo a por objetos esenciales, algo que restaba importancia a la lógica dentro de las builds.

Los jugadores fueron a por la runa de Trascendencia en los roles de medio y apoyo para obtener poder de habilidad gratuito por el exceso de CDR de sus objetos. La mayoría de objetos para medios y apoyos tenían reducción de enfriamiento, algo que mejoraba algunos campeones que tenían grandes enfriamientos.

Los campeones de la jungla también encontraron esta situación con sus objetos principales, que contaban con mucho CDR, y mejoraban de nuevo campeones que tenían grandes enfriamientos. Esto era un handicap para Riot a la hora de diseñar nuevos campeones ya que tenía que crearlos con grandes enfriamientos por culpa de este problema.

Pretemporada de 2021: un paso atrás para un ambiente mejorado

En la actual pretemporada, Riot reconvirtió el CDR en velocidad de habilidades. En vez de reducir la reducción de enfriamiento, la nueva estadística afecta a las veces en las que un jugador puede usar un hechizo y no se limita a 40 como el CDR. Esto fue hecho para escalar linealmente. Un uno por ciento de velocidad de habilidad es igual a un uno por ciento de habilidades añadidas usadas, a diferencia del CDR, que escalaba exponencialmente a medida que tenías más.

Riot también ha hecho grandes cambios a los objetos en una medida jamás vista hasta el momento. Los nuevos objetos fuerzan a los jugadores a pensar qué comprar a la vez que ofrece varios efectos. Ahora los campeones pueden quedarse sin maná y no pueden alcanzar tanta velocidad de habilidades al comprar sus objetos principales. En su lugar tienen que sacrificar ciertos efectos de los nuevos objetos para ir a por más maná o velocidad de habilidades.

Runas como la Claridad Mental también han supuesto un gran cambio. Anteriormente la Claridad Mental resolvía muchos problemas de maná gracias a los asesinatos, que incrementaban el maná base del campeón. Sin embargo, ahora la runa no incrementa el maná pero sí su regeneración por segundo. Hace que sea buena durante la fase de líneas pero que no sea demasiado poderosa con su escalado. Aunque Riot eliminó el maná de muchos objetos de League of Legends, aumentó la regeneración para compensar a muchos campeones afectados directamente por el rework.

Tras eliminar la velocidad de habilidades de muchos objetos, Riot puede reajustar campeones a nivel individual afectados por sus enfriamientos para devolverles al estado en el que deberían estar. La pretemporada de 2021 es un gran paso para que League of Legends sea un juego mucho mejor, que recompense las decisiones de los jugadores y evite la repetición de objetos en cada partida.


Síguenos en YouTube para más noticias y análisis de deportes electrónicos

Artículo publicado originalmente en inglés por Cristian Lupasco en Dot Esports el 15 de diciembre