Los 7 peores campeones de League of Legends

Promete no abandonar la partida si tienes a uno de estos en tu equipo.

Imagen vía Riot Games

Mantenerse al día con el metajuego es casi imprescindible si buscas ascender en la clasificación de League of Legends. Cada parche nuevo puede alterar el ranking de poder de los campeones, y algunos personajes pueden quedarse atrás. Si bien aún es posible llegar a dominarlos y hacer avanzar tu equipo, tendrás que dedicarle mucho más esfuerzo para llegar a la cima.

Conocer a los campeones con peor desempeño en LoL puede ser un arma de doble filo. Seguro que armarías un buen grupo de campeones si evitas los que peor rinden, pero también puede ser que alguien de tu equipo los elija. Estos campeones generalmente serán el eslabón más débil de tu plantel.

Sin embargo, los peores campeones no siempre se quedan al final del grupo. Un par de parches de balance pueden solucionar sus deficiencias y, de repente, es posible que se encuentren liderando las listas de victorias.

Si bien los siguientes campeones han estado entre los peores en cuanto a sus porcentajes de victoria, no significa que deban evitarse a toda costa. Los jugadores profesionales todavía encuentran formas de implementar a estos campeones en sus equipos, y quienes logran dominarlos pueden compensar sus deficiencias con su experiencia.

Gangplank – 44,31 % de victorias

Imagen vía Riot Games

Un campeón no solo se debilita exclusivamente con nerfeos directos. En el caso de Gangplank, ha sido más o menos igual desde hace un tiempo. El campeón podría considerarse mediocre antes de la temporada 11, pero eso no alcanza. Gangplank tiene 44,31 % de victorias en el parche 11.18, según OP.gg.

Aunque Gangplank no recibió ningún nerf importante, el metajuego a su alrededor cambió drásticamente. El ritmo de los partidos se aceleró, lo que le dio menos tiempo a Gangplank para obtener más potencia. Esto también puso a la construcción de objetos de Gangplank en una posición extraña. Cuando se arma de objetos para sobrevivir al comienzo del juego, Gangplank se convierte en un montón de carne que no hace nada importante en las peleas en equipo a mitad del juego.

Gangplank todavía puede funcionar, pero necesita que sus junglas lo cuiden al máximo. Si se concentra en las primeras etapas del juego, básicamente no tendrá posibilidades de regresar al partido, lo que lo convierte en uno de los peores top laner de su equipo.

Ryze – 46,12% de victorias

Imagen vía Riot Games

Ryze siempre ha sido uno de los campeones más complicados para jugar correctamente. Mientras lo juegas, deberás concentrarte en esquivar los hechizos de tu enemigo más de lo que necesitarías con otros campeones. Ryze dependerá de superar a su oponente para realizar su combo de manera constante, lo que lo convierte en uno de los campeones más difíciles de jugar en la parte inferior de la escala clasificada. El campeón tiene un 46,12% de victorias en el parche 11.18, según OP.gg.

El kit de Ryze no ha cambiado mucho en la temporada 11. Incluso recibió una mejora menor a su Q, pero todavía está luchando por encontrar su lugar en el mapa, principalmente porque otros campeones desempeñan el mismo rol de manera más eficiente y con menos esfuerzo. La falta de maná adicional en la tienda de artículos nuevos también dañó mucho a Ryze, causando que el campeón tuviera problemas de maná que antes podía solucionar rápidamente.

También es relativamente difícil utilizar la ultimate de Ryze con todo su potencial. En general, la razón por la que Ryze es uno de los peores campeones se reduce a dos factores. Jugarlo exige un inmenso nivel de concentración, y los campeones que superan a Ryze también son relativamente más fáciles de jugar en comparación con él, lo que lo convierte en una mala opción en la mayoría de los casos.

Nidalee – 46,26 % de victorias

Imagen vía Riot Games

Nidalee ha estado floja desde hace un tiempo, y a esta altura, parece que el kit de Nidalee es demasiado viejo, lo que no la convierte en una campeona confiable. Tiene 46,26 % de victorias en el parche 11.18, según OP.gg.

Los últimos años han favorecido a campeones que pueden iniciar peleas sin margen de error. Personajes como Rammus, Skarner y Udyr han brillado durante la temporada 11 porque pueden desempeñar su rol sin correr el riesgo de perder sus habilidades, lo que les ofrece una tremenda ventaja en comparación con campeones con skillshots como Nidalee.

Nidalee es fácilmente superada por cualquier jungla que pueda despejar sus campos más rápido que ella, y si también combina eso con la falta de lanzas, entonces es prácticamente una súper minion después de los 20 minutos.

Akali – 46,81 % de victorias

Imagen vía Riot Games

Akali ha recibido nerfs demasiadas veces. Cada parche redujo lentamente el daño, los tiempos de reutilización o los costos de energía de su kit. De ser uno de los campeones más dominantes en el carril central ahora es una de los peores campeones del juego. Tiene 46,81 % de victorias en el parche 11.18, según OP.gg.

Lo que hizo grande a Akali en primer lugar fue su capacidad para resistir la presión de los laners enemigos mientras les imposibilitaba acercarse a los minions. La ventaja de puntuación de minions que armó a lo largo del juego inicial generalmente se convirtió en una ventaja gigantesca hacia las etapas posteriores del juego. Aunque su estilo de juego no cambió mucho, ya no es lo suficientemente poderosa para ser la misma que antes. Se la puede expulsar de la línea sin mucho esfuerzo, y una Akali que juega desde atrás simplemente no alcanza.

Akali puede salir de este embrollo, pero se necesitarán algunas mejoras significativos o que sus jugadores hallen otra forma de jugar con ella de manera más efectiva.

Azir – 45,95 % de victorias

Imagen vía Riot Games

Azir es uno de los campeones más difíciles de dominar en LoL. Un jugador de Azir que lo juega con todo su potencial es casi como un pianista eximio. Tus movimientos y tus habilidades deberán estar en armonía para repartir suficiente daño con Azir. Las peleas terminarán antes de que puedas contribuir si no puedes colocarte correctamente con el campeón. Azir tiene 45,95 % de victorias en el parche 11.18, según OP.gg.

La inversión de tiempo para dominar Azir ha tenido un buen rendimiento en las últimas temporadas, pero el campeón también comenzó a recibir nerfs con el parche 10.19. Aunque Riot Games lo benefició un poco en el parche 11.2, simplemente no fue suficiente para traerlo de vuelta al meta.

Si bien todavía puedes ver a jugadores de Azir desmantelando los tiempos de los enemigos y ganando peleas por sí mismos, las posibilidades de que eso suceda se han reducido notablemente. La mayoría de las veces, Azir luchará contra la presión de los junglas enemigos al principio del juego, lo que hará que nunca avance realmente en una partida.

Gragas – 46,52 % de victorias

Imagen vía Riot Games

Gragas es uno de los campeones más antiguos del juego, y siempre ha encontrado un lugar en metas anteriores. Ya sea a través de la jungla o dominando el juego temprano, tener un Gragas cerca significaba que tu equipo estaría un paso por delante en las peleas de equipo. El campeón tiene 46,52 % de victorias en el parche 11.18, según OP.gg.

No es que Gragas tenga poca potencia, pero hay demasiados campeones que hacen mejor su trabajo. Rápidamente es superado en farmeo por los campeones del meta, y puede terminar siendo demasiado lento durante las rotaciones.

El hecho de que la mayoría de sus hechizos sean skillshots hace que dependa de la precisión. Si comienzas a fallar, solo agregará más sal a la herida y Gragas se convertirá en un escudo de carne en lugar de infligir daño y aturdir a los enemigos.

Twisted Fate – 46,59 % de victorias

Imagen vía Riot Games

Dominar un juego con Twisted Fate es el sueño de casi todos los mid laners. La histriónica voz del campeón y su vibra general hacen que jugarlo sea divertido, pero ha estado a la defensiva durante bastante tiempo. Tiene 46,59 % de victorias en el parche 11.18, según OP.gg.

Aunque Twisted Fate puede ser bastante activo en el mapa gracias a su habilidad definitiva, sus hechizos pueden terminar siendo demasiado lentos al intentar derribar enemigos. Tarda más en repartir daño que otros magos en el carril central, lo que le dificulta mantenerse firme.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Gökhan Çakır el 19 de septiembre de 2021.