Los Esports por fin están teniendo su momento #MeToo

Para muchas mujeres en el sector de los esports, esta es la confirmación de un mundo oculto, no una sorpresa.

Overwatch League 2020 Season 2020-03-07 / Photo: Joshua Roberts For Activision Blizzard

Los Esports a menudo son interpretados como un entorno de aceptación incondicional. Un lugar de consuelo para los empollones y los gamers rechazados por otras comunidades, donde por fin se les da la oportunidad de alcanzar el éxito gracias solamente al mérito de su talento, ya sea en competición o en muchas otras carreras que ahora están disponibles en el sector.

Desgraciadamente, este mundo idílico no existe para todo el mundo.

Desde el 20 de junio, docenas de mujeres en los esports, streaming, y comunidades gaming han compartido sus historias personales de acoso y violencia sexual. Estas historias ocurren en distintas empresas, juegos, plataformas, y momentos en el tiempo – un triste recordatorio que este tipo de conducta inapropiada es un problema endémico a los esports en general.

Parece que la lista de publicaciones detalladas y terroríficas ha llegado incluso al New York Times, que publicó un artículo sobre el impacto que estaban teniendo los alegatos sobre las comunidades gaming y streaming. Para muchas mujeres en este sector, la reacción ante estas publicaciones ha sido de decepción y rendición. La noticia no ha sorprendido. Lo bueno, por sacar un lado bueno, es que las organizaciones por fin parece que harán algo como respuesta la puesta en evidencia.

Un torrente de acusaciones

La cascada de publicaciones del fin de semana empezó con una acusación contra SayNoToRage, también conocido como Lono, un miembro de la comunidad streaming de Destiny 2. Media docena de mujeres confirmaron las acusaciones originales, y más historias las siguieron y empezaron a desenterrarse de todos los rincones del sector de los esports y del gaming.

Varias mujeres han dado un paso al frente para acusar de acoso sexual al caster y streamer de Dota 2 Grant ‘GranDGranT’ Harris. Molly Fender Ayala, responmsable de desarrollo de Overwatch, acusó al CEO de Online Performers GHroup Omeed Dariani de una conducta inapropiada. Varias otras acusaron al escritos Chris Avellone, que trrabajó en la serie de Fallout y Dying Light 2, de conducta sexual inapropiada. Una ex-empleada dijo que el CEO de Evolved Talent, Ryan Morrison, también es culpable de conductas muy inapropiadas, como alquilar una habitación de hotel compartida con una sola cama para los dos. Una mujer reveló que denunció por violación al caster Bil ‘Jump’ Carter en 2019.

Estos solo son algunos ejemplos de los cientos de mensajes y experiencias de mujeres en los esports que se publicaron el fin de semana pasado. Como son cantidades difíciles de manejar, la streamer Jessica Richey está trabajando en una lista que compila todos los casos que encuentra. El archivo de Google Sheets incluye más de 214 entradas.

De entre todas esas entradas, al menos algunas han resultado en acciones concretas por parte de las empresas involucradas. Evil Geniuses ha cortado lazos con el caster Harris. Dariani y Avellone han dimitido. Evolved le ha dado una baja a Morrison mientras tiene lugar una investigación, y Esports Bar le ha despedido.

Y docenas de alegatos involucran a streamers y jugadores que son partners de Twitch. Eso ha llevado a una oleada por parte de fans en redes sociales, demandando a la empresa que tome cartas sobre el asunto. Como respuesta, el CEO de Twitch Emmett Shear publicó en Twitter un email interno que le mandó al staff, pidiendo disculpas por su actitud desdeñosa al oír que algunos partners estaban acosando a mujeres en la plataforma, y dijo que Twitch sería un espacio seguro para todos en un futuro. Para muchos fans, eso no fue suficiente, y muchos streamers tienen planeado un Twitch Blackout para combatirlo.

Esta no es la primera vez que una empresa grande en el sector gaming se asocia con el acoso sexual. Docenas de empleados denunciaron experiencias de discriminación y acoso en Riot Games, creadores de League of Legends y VALORANT. Riot respondió a los alegatos en una serie televisiva en 2019.

Para muchos observadores externos, puede parecer que las acciones valientes de una mujer llevó a un efecto dominó de historias que empezaron a sumergir de entre la niebla. Aunque un acto de valentía sí que anima a que ocurran más, este fin de semana ha sido un vistazo detrás de la gran cortina del sector, enseñándole al mundo lo que las mujeres experimentan a diario.

La realidad del día a día

Aparecen nuevas historias cada vez más rápido, y las mujeres en las escenas gaming y esports se enfrentan cada vez más a recuerdos dolorosos, como los flashbacks de los incidentes o los pasos que tuvieron que tomar para protegerse de ese pasado. Un número interminable de denuncias públicas han llevado a lo que muchos ahora están llamando ‘el momento #MeeToo de los esports’, así nombrado tras el movimiento en la industria cinematográfica que terminó con Harvey Weinstein. Ese movimiento empezó en 2017 después de que varias actrices y profesionales de la industria del entretenimiento usasen el hashtag #MeToo para desvelar sus experiencias de acoso sexual y discriminación en el trabajo. Gracias a esas historias que se compartieron, hombres poderosos de muchas industrias tuvieron que enfrentarse a lo que habían hecho, y sufrieron las consecuencias. Y debido a como se propagó en las redes sociales, las empresas se vieron obligadas a examinar diferencias salariales entre géneros y políticas sexistas a la hora de la contratación.

Muchos hombres en la industria de los esports han reaccionado con shock frente a la noticia, horrorizados al ver que muchos con los que han hablado, trabajado, o considerado amigos fuesen capaces de tales comportamientos. El creador de contenido de World of Warcraft Asmongold dio su opinión, diciendo que los abusadores ‘no lo llaman acoso sexual. Lo consideran cualquier martes.’ El host de Dota 2 Jake ‘SirActionSlacks’ Kanner publicó un video largo pidiendole a la gente que ‘no sean capullos’, manifestando sus frustraciones acerca de las acciones de GranDGranT. Y el ex-host de Overwatch Malik Forte invitó a mujeres a dar consejo a los hombres de la industria en su stream de Twitch.

Para los hombres, este fin de semana ha sido un terremoto emotivo de gran magnitud, sacudiendo sus mundos y asunciones de que este sector es un lugar seguro.

Para la mayor parte de las mujeres en la industria, este fin de semana ha sido una confirmación de las cosas que ya sabían. Los alegatos que están saliendo a la luz no eran más que susurros antes, como un aviso, a los amigo y compañeros de equipo durante años. Comentarios callados en eventos y mensajes directos siempre por debajo del radar como ‘no vayas a ningún sitio sola con él’ son bastante comunes.

Las mujeres en los esports, sobre todo aquellas de quienes algunos se han aprovechado, siempre tienen un ojo puesto sobre las más jóvenes y vulnerables en una fiesta. Estas historias son las razones por las que algunas mujeres nunca beben demasiado en los eventos, no vaya a ser que les acusen de ser ‘irresponsables’. Estas historias son la razón por la que la que las mujeres tienen amigas siempre con ellas que les mandarán un mensaje si desaparecen de un evento más de 15 minutos. Las cosas terroríficas que ocurren son la razón por la cual todas y cada una de las mujeres que conoces se negará a dejar una bebida sola un momento en un evento de trabajo.

Estas acusaciones deberían ser un aviso importante para muchos en la industria, sobre todo para los que están en la cima, que son los que realmente pueden habilitar el cambio. Pero es de vital importancia que los hombres entiendan que esto no es algo nuevo para muchas de las mujeres con las que han trabajado, hablado, o incluso amado. Esta es una realidad diaria para más personas de las que imaginas. Puede ser difícil para los homres que no quieren causar ningún mal entender esto y tomar acción. Jacinta ‘Jia’ Dee, caster de hearthstone, ha proporcionado una lista de maneras en las que los hombres pueden ser aliados significativos en la comunidad de los esports.

Cuantas más historias salgan a la luz y más hombres responsables se enfrenten a las consecuencias de sus acciones, más esperanza habrá de cambiar la industria. Podría haber, algún día, un nivel de confianza en el sector que permita que las mujeres puedan participar en eventos sin hipervigilancia. Hasta ese día, creemos en las víctimas, en las mujeres, y en que la industria al completo puede mejorar.

Este artículo fue publicado originalmente en ingles por Liz Richardson el 24 de junio de 2020.